Tuve el placer de conocer a Marta y a su pareja hace unos meses en el curso en directo de hipnoparto de Parto Positivo. Marta ya tiene a su bebé Iago al otro lado de la piel y hoy comparte con nosotras su experiencia: 

Mi parto fue mejor de lo que podría haber imaginado. Durante años pensé que no tendría hijos porque tenía miedo al parto, pero tras prepararme e invertir tiempo en ello tengo un recuerdo precioso de ese día.

Recuerdo formar un gran equipo: nuestro pequeñajo, mi marido, la matrona, la ginecóloga, la enfermera y yo. Todos a una: traer al mundo a nuestro pequeño sin prisas y dejando espacio a otros escenarios si era necesario. Mi confianza en nosotros era tal que ese día lo disfruté un montón: reí, lloré, me emocioné y también perdí la calma que poco después recuperaba. La verdad no tuve mucho tiempo ni ganas de aplicar todo lo que había aprendido en esos meses previos (anclajes, masajes,posturas) pero sé que en mi subconsciente todo lo que había aprendido hizo mella y me ayudó en el proceso (añadido a qué estamos diseñadas para esto!).

Ahi va parte del recuerdo de mi #partopositivo:

Me desperté a las 1:30 con algo mojado entre las piernas y corriendo cuando llegué al baño un chorro de algo parecido a agua se escurrió entre mis piernas. Sabía que había roto aguas pero yo me encontraba bien. Le escribí a la matrona para comentarle y decirle que hablábamos a la mañana siguiente, convencida de que todo iba bien. Todos coincidimos que si yo podía, quería aguantar al máximo en casa para llegar al hospital lo más avanzada posible.
Sabía que si rompía bolsa no significaba que tuviera contracciones así que volví a meterme en la cama. A los 5 minutos empecé con un dolor similar a la regla y a los 10 con algo un poco más fuerte y que fue subiendo de intensidad hasta el punto de nublarse la vista y ver literalmente estrellas. Ahí supe que aquello eran contracciones. Sorprendida me quedé porque desde un principio tenía contracciones cada 7 minutos!
El cuerpo me pedía estar de pie así que me levanté y empecé a andar. Cuando llegaba una contracción me apoyaba en una pared y respirando la empujaba con las manos a la vez que emitía sonidos. Sabía que con 4/5 respiraciones profundas eso habría pasado. Perdí la calma en algunas de ellas diciendo ‘no puedo’ pero mi marido me repetía afirmaciones positivas que habíamos trabajado ‘cada ola nos acerca más a Iago’, ‘eres la mujer más fuerte y valiente que conozco’, ‘no son más fuertes que tu porque forman para de ti’. Cuando me di cuenta,tras una ducha de agua caliente y comer 4 frutos secos ya no podía más. Las contracciones eran cada 4 minutos. Llamamos a la matrona para decirle que nos íbamos al hospital (tras 6 horas en casa). El trayecto en taxi, al ir sentada, se me hizo eterno, pero es cierto que yo iba en mi propio mundo con los ojos cerrados. Solo estaba concentrada en respirar, emitir sonidos y sentir a mi marido cerca. Al llegar a urgencias estaba de 6cm!
Me pusieron la ‘walking epidural’ y empecé a moverme. Andar, pelota y muchas risas.En 3 horas estaba en dilatación completa. Tranquila,relajada y con ganas de tener la cita a ciegas más bonita de mi vida.

El expulsivo fue un poco más complicado, porque el bebe venía con una cabeza más grande que la media y parecía que no quería salir. Pero como me dijeron ellas ‘tenemos todo el tiempo del mundo’ y tras muchos pujos (más de 1 hora) y una ayuda (consentida e informada) de la matrona, mi niño salió y me lo pusieron encima. Me pidieron permiso para hacerme un pequeño corte y accedí a ello. El quirófano estaba con luz tenue,sin ruidos y lo primero que oyó Iago al nacer fueron risas de 4 mujeres y 1 hombre que estaban ahí para darle la bienvenida que se merecía a este mundo.

Mi marido cortó el cordón cuando dejó de latir y no me separaron ni un momento del pequeño (no lo pesaron ni midieron y las pruebas al nacer que le hicieron se las hicieron sin sacármelo de encima de mi). Me siento tan afortunada del parto que tuve!

Para las futuras mamis, la clave en mi opinión es: estar informada, confiar en tu cuerpo y en el equipo (el que ayuda a traer al mundo a tu pequeñ@ y de tu pareja de apoyo ese día) y tener algunas herramientas para gestionar el dolor. Y sin duda Carmen y su #partopositivo han contribuido a ello! Os deseo mucha suerte y conciencia en vuestros partos! 🙂 

parto teknon barcelona

Te invito a que continues leyendo los partos positivos de cientos de madres que han preparado su parto con Parto Positivo. Partos reales y positivos.

Había sido capaz de tener el parto de mis sueños y aprender de mi cuerpo lo increíblemente poderoso que es. Un cuerpo de diosa, que engendra y trae vida de la forma más increíble posible.

Lee su testimonio aquí. 

Ana León

Curso presencial de hipnoparto

Lo había conseguido: parto natural, sin anestesia peridural ni puntos. Muchas gracias, Carmen, por ofrecernos este aprendizaje y transmitirnos que un parto positivo siempre es posible.

Haz click para leer su testimonio

Anna Bartolomé

Curso online de hipnoparto

Nos preparamos durante el embarazo con hipnoparto, ejercicio, buena alimentación. En concreto, hipnoparto para mi ha significado hacer visible los miedos y pensamientos negativos que tenía acerca del parto y poco a poco transformarlos.

Lee su testimonio aquí. 

Lucía Pisano

Curso online y Libro de Hipnoparto

Gracias Carmen por tu preparación me ayudó a superar miedos, mantener la calma y llevar un embarazo lleno de positivismo. Estoy agradecida de ese parto tan positivo, respetado y humanizado, mejor de lo que soñé. 

 

Haz click para leer su testimonio

Franceli

Libro de Hipnoparto

Pin It on Pinterest

Share This