Un parto informado es un parto respetado

13 Sep 2022 | Partos Reales

parto humanizado

Gizeth nos muestra cómo conectar con la fuerza interna y con nuestro bebé, desde la calma, es una manera de tener el parto que deseas. Su relato comienza así:

parto positivo

Un 28 de diciembre, y con 39 semanas de embarazo, fui a monitores.

Me dijeron que ya tenía 2 cms de dilatación y que podríamos inducir el parto en ese mismo momento o al día siguiente, si queríamos.

Decidí esperar porque no había ningún riesgo, yo sentía que todavía no era el momento.

Siempre tuve presente que la bebé iba a decidir su momento de nacer, cuando ella estuviera preparada.

Seguimos esperando varios días. La maleta estaba lista en el coche, con todas las cosas que necesitaríamos.

Creíamos que se podía presentar el mismo día de fin de año. Estábamos preparados para que se presentase en cualquier momento.

Hasta que, dos días después de monitores, perdí el tapón mucoso.

Mantuve la calma porque sabía que no era señal de parto inminente.

De todos modos, llamé a la comadrona para mantenerla al tanto y, efectivamente, me dijo que no era señal de parto, que a menos que sangrara o perdiera líquido podía estar tranquila.

Sólo si empezaba a tener contracciones o rompía la bolsa tenía que ir a la clínica, por lo que seguimos esperando.

Pasaron los días y yo seguía igual, empezaba a sentir ligeras molestias.

Puedo describirlo, en mi caso, como los dolores previos a que te venga la regla. Pero no sentía ningún otro cambio importante.

No podía creer la calma que me invadía en ese momento

Lo más top era la tranquilidad que tenía. Y es que, de verdad, el saber y tener la información hace que puedas estar tranquila porque reconoces todas las señales que tu cuerpo te da durante todo el proceso.

Pasaron los días hasta que, por fin, el 4 de enero a las 14:30 empiezo a sentir contracciones de parto.

Es increíble que, aunque era mi primer parto, supe reconocerlas de inmediato. Es definitivamente puro instinto.

Estaba con mi mamá y mi esposo en el salón hablando. Yo, en mi pelota de pilates, les dije “empezaron las contracciones”. La que más tranquila estuvo en ese proceso fui yo.

Empezamos a contar el tiempo y eran de 5 minutos entre ola y ola. Empecé a arreglarme para irnos a la clínica.

Me di una ducha, mientras tenía presente las afirmaciones positivas con las que estuve conviviendo durante todo el embarazo. Las repetí a todas.

Las interiorizaba porque, ahora sí, había llegado el momento.

Mantuve la calma, recordando siempre que estaba a punto de presenciar uno de los mejores momentos de toda mi vida.

No había ningún rastro de miedo, cosa que al principio del embarazo me parecía imposible. Sí que tenía miedo al parto, a lo desconocido, al no saber.

Pero el libro de Hipnoparto fue el mejor descubrimiento. Hizo que el miedo se esfumase y que me invadiera la calma y la seguridad.

Las contracciones eran cada vez más continuas y los dolores cada vez más intensos.

Ya estaba teniendo contracciones cada 3 minutos, por lo que decidimos irnos a la clínica.

Hacemos el ingreso, me revisan y tengo 3 cms de dilatación y el cuello completamente borrado.

La comadrona me dijo que estaba bien adelantada y que iríamos a la sala de parto. Estaba muy emocionada.

Entregué mi plan de parto y la comadrona me preguntó si iba a querer la epidural. La verdad es que los dolores eran muy intensos y yo sentía que no podía más.
Intenté esperar un poco más pero, al final, decidí que me la pusieran.

Pasó una hora y había dilatado 5cms. Me rompieron la bolsa y, a partir de ahí, dilate muy rápido.

En el siguiente chequeo ya estaba de 10cms.

Hicimos un puje de prueba para ver cómo pujaba. La comadrona me dijo que estábamos casi listas.

Ya se veía la cabeza de la bebé, pude verla y tocarla

Llega la ginecóloga y nos pusimos a ello. El reloj daba las 21:37.

Martina nació a las 40+4, en 3 contracciones con sus respectivos pujos.

Fue ESPECTACULAR. El momento en el que recibí a mi bebé no podía dejar de estar en shock.

Sólo miraba a mi esposo y pensaba “wow ¡soy súper poderosa! acabo de parir a esta criatura perfecta que hicimos juntos”.

Estuvimos piel con piel un buen rato. Esperamos a que dejara de latir el cordón y mi esposo lo cortó.

La comadrona me pidió a la niña para ponerle un gorrito y una manta, y ahí mismo me la volvió a dar.

Lo siguiente más espectacular fue ver la placenta. Ese órgano perfecto que sólo nuestro cuerpo de mujer puede crear para DAR VIDA.

Lo tenía ahí, tan cerca, tan único, tan nuestro. Sin duda somos perfectas.

Le pedí a mi esposo poder tomar una foto, para plasmar ese recuerdo para siempre.

Me desgarré un poco, bastante superficial pero desgarro al fin, y me tuvieron que poner unos cuantos puntos de sutura.

Mientras tanto yo seguía con mi bebé en el pecho en un estado entre shock y felicidad absoluta.

parto informado

Fue un parto rápido y, sobretodo, respetado

Lo que más presente tuve fue la calma y el saber que todo iba a estar bien porque yo sé parir y mi bebé sabe nacer.

Me sentí muy bien en todo momento, dueña de mis decisiones.

Apoyada y escuchada por las comadronas y por mi esposo que estuvo ahí a tope en todo momento. El miedo no tuvo lugar.

Y así fue, mi primer parto.

Puedo decir que fue una experiencia preciosa, empoderadora, positiva y sin duda la mejor hasta ahora.

Por lo tanto, una vez más agradecerte Carmen, porque ese libro es una MARAVILLA y tu trabajo es increíble.

Gracias a ti, es un regalo leerte.

Gizeth preparó su parto con el Curso Online a Tu Ritmo y tú, que estás leyendo este hermoso relato, también puedes hacerlo.

Y un excelente complemento y valioso recurso es el “Libro de Hipnoparto: preparación para un parto positivo” en el que incorporarás herramientas para vivir un parto real, sin miedos, empoderada y positivo.

 

1 Comentario

  1. Yahir Ali

    El contenido que ofrecen es informativo y relevante, brindándome un valor inmenso cada vez que visito su página. El conocimiento y la perspectiva que proporcionan es un recurso valioso que no dejo de apreciar.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *