Os comparto el relato del parto positivo de Alba, alumna del Curso de Hipnoparto Online. ¡Muchas felicidades familia!

Todo comenzó el 04/02/2021, aunque ha decir verdad ya llevaba dos días de “pródromos insidiosos”, tenía contracciones durante prácticamente todo el día, pero no llegaban a ser continuadas ni regulares, esto me causaba algo de frustración , puesto que me sentía muy agotada, pesada, y con muchísimas ganas de conocer por fin a mi bebé.

Aquí pasaba gran parte del día releyendo tu libro para llenarme de energía y positividad, entendiendo que mi bebé decidiría cuándo venir al mundo y que ese sería sin lugar a dudas el momento perfecto para ambos, también me daba muchísima fuerza entender como funciona nuestro cuerpo, y los detalles de cada etapa de parto, el porqué y el para qué, de todo lo que conlleva el proceso.

Este es un tema que me causaba mucha inseguridad y miedo, de hecho esos sentimientos fueron los que me llevaron a buscar información, y así fue como te encontré.

Después de seguirte muchísimo, leer historias de partos positivos, leer tu libro, etc , realmente me llené de SUPER PODERES, me dí cuenta de todas las creencias negativas que envuelven al parto en sí mismo, y lo importante que era sustituir esas creencias por pensamientos positivos sobre nosotras mismas, tener la certeza de que al igual que todas nuestras antecesoras han podido, nosotras podemos….y fíjate, yo ya había sido mamá 3 veces, dos de ellos con partos naturales sin ningún tipo de analgesia, y ¡¡había podido!!  pero aún así sentía bastante miedo.

Después de empoderarme muchísimo tras seguirte, decidí que quería ayudar a mi bebé a venir al mundo y quería que en su recibimiento todo fuese muy armonioso: el ambiente, el equipo y que el proceso se llevase a cabo lo más naturalmente posible.

El día 04/02/2021, a eso de las 17:00 a.m. las contracciones comenzaron a ser regulares aunque aún muy espaciadas, y tampoco quería hacerme demasiadas ilusiones puesto que llevaba dos días desesperada, y tras seguir leyéndote y hablar con mi marido,

decidí vivir el presente y sentir sin más, sin expectativas.

Llegaron las 22:00 p.m. y comenzaron a ser más intensas y seguidas, aquí comencé a caminar por casa, releyendo una lista de afirmaciones positivas que había creado y leído durante todas esas semanas y con idea de llevarme al hospital cuando llegase el momento.

Cerca de la 01:00 p.m. con contracciones cada cinco minutos consideramos que es hora de marcharnos puesto que tenemos que dejar a nuestros peques antes de ir al hospital, y vivimos a 30 minutos de la ciudad. Me tocaba enfrentarme a mi primer reto, salir de mi zona de confort, algo que también me generaba nerviosismo, puesto que estaba muy concentrada en mi proceso y en mi “mundo parto” y no quería distraerme con estímulos del exterior.

Nada más montar al coche me puse un antifaz para poder seguir sumergida en mis afirmaciones y visualizaciones.

A las 02:00 p.m. Llegamos a la puerta del hospital, pero prefiero quedarme en el coche un tiempo, algo que ya había hablado con mi marido, yo decidiría cuándo entrar…. Me tocaba de nuevo salir de mi calma, de mi paz…

Estando en el coche, mis contracciones ya eran muy seguidas y dolorosas, realmente comencé a agobiarme, y aquí comienzo a pensar en la alternativa de la epidural….

Sí!! después de imaginar mi parto un millón de veces, después de visualizarme ayudando a mi bebé, yo sentía que quería ponerme la epidural!!

Esto no podía ser!! No quería permitírmelo a mí misma, puesto que ideando mi parto había decidido que esa opción no cabía.

Comencé entre lagrimas a explicarle a mi marido lo que me estaba ocurriendo, el conflicto interno que sentía, y gracias a la bendición de compañero de vida que tengo a mi lado, y repitiendo en mi mente tu frase:

“Tomo las mejores decisiones para mi y mi bebé en mis circunstancias” entendí , que también estaba bien ser flexible, que si yo estaba sintiendo esto, pues que debía seguir mis instintos y no sentir tristeza por qué no fuera todo como yo lo había idealizado, puesto que mis decisiones serían las adecuadas, siempre.

Realmente sentí un gran alivio, me sentí libre al regalarme flexibilidad y comprensión, me sentí muy grande y poderosa también, aunque no fuera a seguir el camino de mi parto soñado.

Decidí entrar al hospital, entro dilatada de 6 cm y tras esperar 1h , me ponen la epidural, tenía un poco de inseguridad también, puesto que he escuchado muchísimas historias negativas sobre ella, pero he de decir que a mí, me sentó realmente de maravilla, eliminó toda sensación de dolor pero sentía todo mi cuerpo, podía realizar pujos sin problema y esto me ayudo muchísimo a coger energía para el expulsivo.

El equipo que nos acompañó fue también maravilloso! Qué bonito es conectar con las personas, sobre todo en un proceso así, me encantaba que estuviesen conmigo y me animasen en el proceso del expulsivo, pues junto a ellas y mi marido hacíamos un gran equipo!.

Finalmente a las 12:00 a.m. El 05/02/2021 (justo con 40 semanas) llegaba al mundo Hugo, nuestro precioso bebé.

Gracias y mil gracias, porque realmente no eres consciente de lo que significaba para mí todo el trabajo que desempeñas, pues me ayudo muchísimo a sentir todo de una manera mucho más positiva.

Me parece muy bonito que apoyes a las mujeres a que recuerden de dónde venimos, la naturaleza de la vida y que vivan conscientemente la llegada de sus bebés.

Sin duda te recomiendo a todas las futuras mamás, y espero que mi relato pueda ayudar también a esas futuras mamis, a confiar en su cuerpo, en sí mismas, y a respetar sus deseos.

Alba Suárez, 30 años.

La Romana (Alicante).

O continua leyendo los partos positivos de cientos de mamás que han preparado su parto con Parto Positivo. Partos reales y positivos.

Recuerdo gritar muy fuerte “vieneeee” y empujar, y sentir como mi pequeña asomaba y se metía. En el siguiente pujo, mi pareja me dijo que la veía, que tocase su cabeza, y sentí su pelo. Al siguiente, la cabeza empezaba a salir, y al siguiente, su cabeza salió. Realmente fue la experiencia más impresionante de mi vida.

Haz click para leer su testimonio

Natalia

Curso online de hipnoparto

Y por fin ahí estábamos las dos disfrutando ese intercambio de miradas. Se enganchó al pecho a los pocos minutos. Yo no tuve ningún tipo de desgarro y me encontraba fenomenal, más empoderada que nunca y con ganas de gritarle al mundo y en especial a las mujeres que somos pura magia. Lee su testimonio que incluye video del parto
Lorena Cañón

Libro y curso online de hipnoparto

Sin duda, ha sido la experiencia más empoderadora, salvaje e intensa que he vivido nunca. El curso es maravilloso y realmente me ayudó a estar preparada para ese día. A quitar miedos y a estar preparada para cualquier escenario. Sin las clases, no se como lo habría llevado.

Haz click para leer su testimonio

Miriam

Curso online de hipnoparto

Había sido capaz de tener el parto de mis sueños y aprender de mi cuerpo lo increíblemente poderoso que es. Un cuerpo de diosa, que engendra y trae vida de la forma más increíble posible. Lee su testimonio aquí. 
Ana León

Curso presencial de hipnoparto

Pin It on Pinterest

Share This