Hoy Rocío, alumna del  curso online de Parto Positivo, comparte su relato de parto ¡Enhorabuena Rocío! Os dejo con su testimonio:

 

Hacía días que me sentía muy pesada y el viernes 11 de septiembre me levanté misteriosamente ligera y activa. Una amiga me preguntó a las 11 de la mañana qué tal estaba a lo que yo le respondí que muy bien y que no creía que la bebé se animará a venir en estos días. 

Justo media hora después, viendo tranquilamente una serie de Netflix, noté como si se me explotara un globo en la barriguita y un ligero dolor, siendo primeriza creí que había sido un movimiento brusco de la bebé, pero empezó a salir líquido. Me levanté y fui al baño y efectivamente, había roto aguas. 

Tranquilamente, me cambié y llamé a mi marido que estaba trabajando “cariño, he roto aguas, ven tranquilo que me voy a duchar e ir preparando las cosillas para el hospital”. A los minutos me empezaron a venir las olas uterinas, eran muy leves, tenía que concentrarme para sentirlas, en ese momento empecé con las respiraciones y mis afirmaciones positivas del curso, ¡¡Mi niña venía en camino!!

Quería esperar en casa el máximo tiempo permitido, pero me habían avisado que con la situación actual del Covid-19, me fuera al hospital lo antes posible. Llegamos al hospital a las 14.00 h, me pusieron en monitores y efectivamente estaba de parto. Las olas uterinas venían cada 4 minutos, eran intensas pero totalmente llevaderas. A la media hora, me realizaron un tacto y solo estaba de 2 centímetros y el cuello borrado al 50% Me dijeron de subir a planta para que fuera dilatando, si a las 23,30 horas no estaba de parto activo, empezariamos con la inducción. Yo quería parto natural, pero estaba abierta a cualquier opción siempre y cuando fuera lo mejor para la bebé y para mí. Subimos a planta y estuve toda la tarde con las olas cada 3-4 minutos, las llevaba genial, me movía por la habitación, me sentaba en la pelota de pilates, etc.

Estaba abierta a cualquier opción siempre y cuando fuera lo mejor para la bebé y para mí.

Pero a las 8 de la tarde las olas empezaron a espaciarse hasta llegar a tener una cada 20 minutos. A las 12 de la noche bajamos a dilatación y tras revisarme me dijeron que solo había dilatado un centímetro, que la bebé tenía la cabeza un poco doblada y al no apoyar bien no estaba dilatando. Así que me ofrecieron ponerme una dosis bajita de oxitocina para ver si volvía a coger ritmo. Las olas uterinas volvieron, estuvimos unas horas, empezaron a subir la dosis de oxitocina y a las 4 de la mañana decidí ponerme epidural porque estaba dilatando lento y me dijeron que aún quedaban horas, así podría descansar un poco y coger fuerzas para ayudar a mi bebé nacer. Y así fue, me pusieron una walking epidural para que pudiera mover las piernas, seguir sintiendo las olas y a las 10 de la mañana estaba en completa dilatación. Durante toda la noche estuve con mis respiraciones, mis afirmaciones positivas, hablando con mi niña y acordándome del hipnoparto que me hacía estar totalmente relajada, con confianza y con control de mi cuerpo!! Yo que siempre he sido súper nerviosa, alucinaba lo tranquila que estaba ese día.

Alucinaba lo tranquila que estaba ese día

Las matronas me dijeron que me dejarían unas horas para pasar a la fase de expulsivo, que escuchara mi cuerpo y que si me apetecía ir empujando, que lo hiciera a mi ritmo. Con la dosis tan bajita de epidural podía sentir cada ola, su intensidad y podía pujar perfectamente. 

Empecé con las respiraciones descendentes cada vez que sentía la necesidad de pujar. Cuando pasamos a la sala de partos le dije a las matronas que quería parir de lado, que si no tenía pujos muy efectivos, entonces probáramos otra postura. Probamos como yo quise, con las respiraciones aprendidas de hipnoparto y mis pujos eran súper potentes ¡¡La niña nació en 4 o 5 pujos!! Y cuando acabé le dije a mi marido: Podría haber seguido pujando un buen rato…  Siendo un parto inducido sin tenerlo planeado, guardo un genial recuerdo, de como controlé la situación, tomé las decisiones que vi oportunas y fueron respetadas en todo momento por mi marido y el personal sanitario.

Controlé la situación, tomé las decisiones que vi oportunas y fueron respetadas en todo momento

La preparación al parto con hipnoparto de Parto positivo te ayuda a afrontar el parto con información, empoderada y sin miedos ¿El objetivo? Tener el mejor parto posible. Si quieres saber más sobre qué es el hipnoparto y cómo puede ayudarte haz click aquí. 

Rocío preparó su parto con el curso online de Parto Positivo.

Positivo inducido y respetado

O continua leyendo los partos positivos de cientos de mamás que han preparado su parto con Parto Positivo. Partos reales y positivos.

Lo volvería a hacer mil veces, todo fue excelente y no cambiaría ni un segundo, esa era la forma en la que Alma decidió venir a este mundo y fue totalmente espectacular poder ayudarla a encontrar su camino.

Haz click para leer su testimonio

Vanesa Jiménez

Libro de hipnoparto y curso online

Y por fin ahí estábamos las dos disfrutando ese intercambio de miradas. Se enganchó al pecho a los pocos minutos. Yo no tuve ningún tipo de desgarro y me encontraba fenomenal, más empoderada que nunca y con ganas de gritarle al mundo y en especial a las mujeres que somos pura magia.

Lee su testimonio que incluye video del parto

Lorena Cañón

Libro y curso online de hipnoparto

Había sido capaz de tener el parto de mis sueños y aprender de mi cuerpo lo increíblemente poderoso que es. Un cuerpo de diosa, que engendra y trae vida de la forma más increíble posible.

Lee su testimonio aquí. 

Ana León

Curso presencial de hipnoparto

Pin It on Pinterest

Share This