Úrsula seria madre por segunda vez pero tenía muy en claro que enfrentaría sus miedos al dolor y esta vez sentiría su parto, creyendo en la sabiduría de la naturaleza y de su cuerpo. Úrsula se preparó para éste momento con el  libro de hipnoparto y con el curso online de Parto Positivo. ¡Enhorabuena Úrsula! Os dejo con su testimonio:

Hace siete años tuve a mi primera hija casi sin darme cuenta que había parido. Fue un parto, que en aquel entonces, me pareció perfecto. Provocado con oxitocina, tumbada en una camilla y con epidural a los dos centímetros de dilatación.  

Para mi segundo parto, tenía muy claro que no quería aquello, que la naturaleza es sabia y que mi cuerpo sabría parir, no obstante me daba mucho miedo el dolor. En un principio busque a una doula para parir en casa, mas el miedo al dolor no me dejaba decidirme. Busque una casa de partos dentro de un hospital y eso me tranquilizaba algo más, por pensar que si no soportaba el dolor podría acudir a la epidural allí mismo.

El primer día que conocí a la matrona me habló del Hipnoparto, del libro de Carmen Moreno. Y enseguida lo compré, al leerlo entendí muchas cosas y enseguida me apunté al curso online. Durante mes y medio me preparé en proyectar un parto positivo, hacía mis meditaciones dos veces al día, hablaba con mi marido de lo que quería y lo preparé a él también para el día del parto. Estaba clarísimo lo que yo quería y en la casa de partos lo respetaban todo.

Cuando estaba de 41+2, ya llevaba días haciendo ejercicios para que se iniciara el parto, porque no quería llegar a la 42 y que me lo provocaran. Esa media noche comencé con contracciones. 

El cultivo para estreptococo había resultado positivo, por lo que sabía que si rompía la bolsa tenía que ir al hospital a que me pusieran el antibiótico. Empecé a tener pérdidas muy leves, no estaba segura si la bolsa se había roto, así que a las 2 am llame a la comadrona y como las olas uterinas eran espaciadas me dijo que esperara.A las 5 la volví a llamar, ya estaba más claro que la bolsa estaba rota, así que me preparé y a las 6 am salimos de casa. 

Tardamos una hora en llegar, cuando llegamos las contracciones ya eran bastantes dolorosas y aparecían cada minuto y medio. Estaba dilatada de 3 centímetros pero al pensar que me quedarían horas con esa intensidad me dió algo de bajón.

Para mi sorpresa a los 45 minutos mi cuerpo me pedía pujar, el dolor era tan intenso que entré en pánico, pedí la epidural y la comadrona y mi marido me animaban a aguantar.

Estaba de 7 centímetros, me seguía pareciendo poco, pero mi cuerpo pedía pujar en cada contracción. Llegó un momento en que se me olvidó hacer las respiraciones, las posiciones y todo lo relacionado con estar tranquila, no me daba tiempo a relajarme que ya venía otra contracción. Volví a pedir la epidural y la comadrona me animaba, que ya estaba en la transición, que en muy poco estaría con mi bebé en los brazos.

Me metí en la piscina pero el agua caliente me agobiaba, me ponía en cuatro patas y tampoco me sentía cómoda, finalmente me tumbe de lado en la cama y así en tres contracciones nació mi bebé, fue muy intenso. Tan solo tuve una hora y media de contracciones intensas hasta que nació, pero se me hizo eterno.

Tengo que decir que gracias a hipnoparto todo el inicio que duró 7 horas fue muy llevadero y controlado. Para mi solo duró hora y media, que fue lo que estuve en la casa de partos hasta que nació. Se que si la comadrona me hubiera recordado las respiraciones y todo lo que tenía aprendido, hubiera sido mejor, el dolor hizo que me olvidara de todo lo aprendido en la última fase del parto.

Estoy feliz con mi parto, no cambiaría nada, he sentido todo y eso es lo que quería. Mi cuerpo sabe parir, y aunque duela es la experiencia más increíble que he vivido nunca. 

Doy las gracias a la comadrona por saber llevar el momento. ¡Me siento empoderada! Ni un simple desgarro, y la recuperación increíble. No he necesitado tomar ni una de las pastillas que me ofrecían continuamente luego del parto. 

Gracias a Carmen por acompañarme en mi preparación, estoy segura que si no  hubiera encontrado Parto Positivo, habría acabado teniendo un parto como el primero.

La preparación al parto con hipnoparto de Parto positivo te ayuda a afrontar el parto con información, empoderada y sin miedos ¿El objetivo? Tener el mejor parto posible. Si quieres saber más sobre qué es el hipnoparto y cómo puede ayudarte haz click aquí. 

“la naturaleza es sabia y mi cuerpo sabrá como parir” .

Úrsula preparó su parto con el libro de Parto Positivo. y con el curso online.
O continua leyendo los partos positivos de cientos de mamás que han preparado su parto con Parto Positivo. Partos reales y positivos.
Lo volvería a hacer mil veces, todo fue excelente y no cambiaría ni un segundo, esa era la forma en la que Alma decidió venir a este mundo y fue totalmente espectacular poder ayudarla a encontrar su camino. Haz click para leer su testimonio
Vanesa Jiménez

Libro de hipnoparto y curso online

Y por fin ahí estábamos las dos disfrutando ese intercambio de miradas. Se enganchó al pecho a los pocos minutos. Yo no tuve ningún tipo de desgarro y me encontraba fenomenal, más empoderada que nunca y con ganas de gritarle al mundo y en especial a las mujeres que somos pura magia. Lee su testimonio que incluye video del parto
Lorena Cañón

Libro y curso online de hipnoparto

Había sido capaz de tener el parto de mis sueños y aprender de mi cuerpo lo increíblemente poderoso que es. Un cuerpo de diosa, que engendra y trae vida de la forma más increíble posible. Lee su testimonio aquí. 
Ana León

Curso presencial de hipnoparto

Pin It on Pinterest

Share This