Cati preparó su parto con hipnoparto desde el método de Parto Positivo. Durante el confinamiento leyó el libro de hipnoparto y escuchó la meditación guiada a diario hacia el final del embarazo a la hora de la siesta. Llegado el momento tuvo un parto positivo y empoderador:

“Gracias a toda la preparación que hice por mi cuenta y hipnoparto pude tener en parto mejor del que habría soñado, sin ningún tipo de intervención medica”.

Aquí os dejo su relato: 

A las 9 de la mañana del 1 de agosto (39+2) empecé a sentir contracciones. Desde un primer momento fueron más o menos regulares (cada 7, 4, 5, 6 minutos) y empezaron bastante soportables. Fui al baño vi que estaba soltando tapón mucoso, era flujo transparente con hilos de sangre.

Sobre las 11 decidí meterme en la bañera de con un aceite esencial de naranja. Las contracciones seguían siendo rítmicas pero soportables, y en el agua seguía viendo como iban saliendo tapón.

Durante la mañana fui entrando y saliendo de la bañera, a la cama, y la pelota de pilates y me tomé un paracetamol de 1 gramo. Las contracciones cada vez empezaban a ser más intensas, y mi pareja tenía que agarrarme y yo vocalizar cada exhalación. Comí sobre las 14h así como pude con ayuda de mi pareja sobre la pelota, entre contracción y contracción. Decidimos hacer una última ronda de bañera antes de salir hacia el hospital.

Probamos posición a 4 patas mientras mi pareja con la ducha tiraba agua caliente sobre mis lumbares cuando llegaba la contracción, lo me fue bastante bien. Sobre las 16h me tomé otro paracetamol y empecé a vestirme, lavarme los dientes, meter las últimas cosas en la maleta así como podía. A las 16:45h salimos para el Hospital Son Llàtzer porque ya no me sentía cómoda en casa, aunque estaba tranquila y feliz de haber aguantado en casa casi 8 horas de dilatación.

Durante todo el camino en coche lleve puesto un antifaz, y escuché el audio de Hipnoparto de Carmen Moreno. Mi pareja conducía tranquilo, sin prisas (40 min de trayecto cuando se puede hacer en 25 min).

Cuando venía la contratación me agarraba a la agarradera de la puerta, en algún momento pensé que la rompería.

Llegamos al hospital Son Llàtzer a las 17:30h directamente al área de urgencias y tal como me ven llegar (antifaz y mascarilla puesta, y apoyándome en mi pareja en cada contratación), ya me sientan en una silla de ruedas y me llevan directamente a paritorio.

Entramos en una habitación de paritorio, se presenta la matrona y me explicara que va a explotar. Estoy de 3cm.

No presenté plan de parto, únicamente me preguntan si voy a querer epidural y digo que no, que quiero el paritorio de baja intervención.

Me ponen las correas y me hacen esperar. Al rato vienen a hacerme la prueba del covid y me ofrecen una bolsa de agua caliente para las lumbares. Pido si tienen un monitor inalambrico, y a pesar de que no habia ninguno disponible, puedo estar de pie balanceandome al lado del monitor.

A las 2 horas llamamos, decimos que ya son muy fuertes. Me explican que tenemos que esperar al resultado del covid para poder usar el gas nitroso, y a 5cm de dilatación para usar la bañera. Además están terminando de limpiar ese paritorio.

Seguimos en ese paritorio una hora más, mientras van entrando y saliendo la matrona, y algún auxiliar. Necesitan monitoritzar bien al bebé, pero yo no paro de moverme y se hace complicado, además las correas me aprietan y necesito ir a hacer pis en dos ocasiones y tengo que quitarme las correas. Me preguntan si tengo ganas de empujar, pero nada, aunque si les digo que noto que resbala liquido entre las piernas.

Me hacen otro tacto, sigo de 3cm amplios casi 4cm y la bolsa se ha roto por un lado y esta integra por abajo. Me explica la opción de poner buscapina para ablandar el cuello, pero le digo que no quiero ningún tipo de medicación.

A las 20:30h, llega el resultado negativo de Covid, ya me puedo quitar la mascarilla para todo lo que queda de parto y pasamos a la sala de baja intervención. Mientras caminamos hacia la sala, estoy feliz, le digo a mi pareja: lo hemos conseguido, hemos conocido por fin esta sala.

La luz es tenue, los colores son cálidos, el paritorio es grande, veo la cama, la bañera al fondo, pelotas y lianas, y una silla de parto vertical.

Empezamos con el gas, para ello me hacen estar en la camilla por protocolo al haber riesgo de marearse. La sensación de risa y bienestar empieza, incluso les hago bromas a mi pareja y la matrona, que se quedó con nosotros todo el parto. Me ponen un monitor inalambrico para la frecuencia del bebé y desde esa misma sala la matrona lo va controlando con el ordenador.

Las contracciones cada vez son más intensas y yo misma me sorprendo de los gritos que suelto durante la exaltación que mi cuerpo me pide. Cuando termina la contratación intento relajarme, respirar, es mi descanso de 3 minutos antes de la siguiente, se hace duro pero el acompañamiento de mi pareja fue la clave.

La matrona va llenando la bañera y mi pareja le ayuda. Entro en la bañera, noto como el agua caliente me relaja aunque me cuesta encontrar la postura. Viene una contracción brutal, me agarró y grito mientras la matrona y mi pareja me acompañan. Pido el gas, que es lo que mejor me ha ido hasta el momento, pero es incompatible con estar dentro de la bañera. Al rato me dicen que por protocolo solo puede estar 20 min en el agua, aunque ya me sentía incómoda y necesito salir.

Probamos con la pelota, agarrada a las lianas con el gas, pero estoy incómoda también. Al final donde mejor estoy es semi incorporada en la camilla.

Sobre 22h, pido otro tacto y la matrona me dice que por mucho que hagamos un tacto no vamos a ir más deprisa y que solo hace tactos cada 3h (bien, respetando la fisiología). Me vuelve a explicar la opción de la buscapina y esta vez le digo que si, pero me dice que para ello habría que poner una vía (al final no llegamos a tiempo).

La matrona estuvo con nosotros en la sala en todo momento, exepto cuando nos pidió un descanso de 10 min porque necesitaba quitarse la mascarilla. Esperamos un rato más y seguimos con el gas, y cuando regresó le digo que noto presión. Son las 23h y me dicen que ya se ve el pelillo de la cabeza, lo que anima a seguir aguantando. Siento la necesidad de girarme a 4 patas sobre mis rodillas y agarrada a la barra de arriba las contracciones empiezan a pujar por si solas. Se acaba el gas (mierda! te has acabado una bombona de gas entera), pero sigo con el canutillo de plástico en la boca porque moder también alivia. Tengo la sensación de presión y de hacerme caca muy fuerte.

La matrona me dice si quiero hacer así el expulsivo, pero le digo que no me siento segura y necesito girarme otra vez en posición semi incorporada. Las patas del potro me ayudan a empujar cuando viene la contracción. La matrona trabaja mi periné, noto como aplica un gel, y con sus manos hace presión sobre algún punto.

Me aplican compresas con agua caliente. De pronto, 3 contracciones y ya noto la cabeza, el aro de fuego dura solo unos segundos, a la siguiente contracción noto como sale la cabeza y el líquido amniótico caliente hace de alivio. La matrona me dice que no empuje, respiro pero mi cuerpo empuja solo hasta que sale el resto del cuerpo. 23:30h Nace mi bebé, y enseguida me lo ponen sobre el pecho. Les digo que si se puede pinzamiento tardío, me dicen que por supuesto e incluso me hacen tocar el cordón para compruebe que ha dejado de latír y es completamente blanco. El papá corta el cordón. H durante la primera hora al no haberme puesto oxitocina

Al poco tiempo sale la placenta, sin yo hacer nada, alumbramiento espontáneo. La matrona me revisa y dice que tengo un pequeño desgarro (laceración) por dentro pero que no es necesario dar puntos y me coloca una gasa por dentro. Me enseñan la placenta y nos explican como estaba colocada dentro del útero. Me ponen un compresa para comprobar el sangrado durante la primera hora, todo perfecto.

Ha terminado mi parto y ha sido mejor de lo que hubiera soñado, natural, sin epidural, sin oxitocina sintentica, ni vía. Mi cuerpo sabia como parir, y mi bebé sabia como nacer.

Mil gracias por haberme dado la confianza en que podía parir de esta forma.

parto en agua bañera partos
parto en movimiento
parto natural euforia madre bebé apego

Cati preparó su parto con el libro de hipnoparto. 

Si tú también quieres preparar tu parto con Parto Positivo tienes varias opciones. Puedes hacerlo a través del curso online en diferido, cursos grupales en directo via zoom o puedes mandarnos un correo a partopositivo@partopositivo.org para cursos individuales. 

O continua leyendo los partos positivos de cientos de mamás que han preparado su parto con Parto Positivo. Partos reales y positivos.
Lo volvería a hacer mil veces, todo fue excelente y no cambiaría ni un segundo, esa era la forma en la que Alma decidió venir a este mundo y fue totalmente espectacular poder ayudarla a encontrar su camino.

Haz click para leer su testimonio

Vanesa Jiménez

Libro de hipnoparto y curso online

Y por fin ahí estábamos las dos disfrutando ese intercambio de miradas. Se enganchó al pecho a los pocos minutos. Yo no tuve ningún tipo de desgarro y me encontraba fenomenal, más empoderada que nunca y con ganas de gritarle al mundo y en especial a las mujeres que somos pura magia.

Lee su testimonio que incluye video del parto

Lorena Cañón

Libro y curso online de hipnoparto

Había sido capaz de tener el parto de mis sueños y aprender de mi cuerpo lo increíblemente poderoso que es. Un cuerpo de diosa, que engendra y trae vida de la forma más increíble posible.

Lee su testimonio aquí. 

Ana León

Curso presencial de hipnoparto

Pin It on Pinterest

Share This