El parto natural de Bernardita, con un empoderador acompañamiento.

15 Dic 2021 | Partos Reales

Bernardita comparte con nosotras la bienvenida a Juana, su bebé, que vino al mundo en un parto natural en el que, a pesar de que por un momento sintió querer un cambio de planes, su matrona la animó a seguir con su plan de parto inicial y ¡lo consiguió! Su historia nos recuerda el poder del cuerpo de la mujer y la importancia de un acompañamiento consciente. 

Este es su relato de parto:

El Jueves 21/10 rompí bolsa a las 9:00, sin saberlo todavía porque no estaba segura (primer embarazo). Ese mismo día por la tarde tenía cita con mi ginecólogo por lo que decidí llamarlo y comentarle que estaba perdiendo mucho líquido y ver que me recomendaba. Me envió a observación al hospital, con lo puesto salimos con mi novio una hora más tarde para allá. Antes de salir de la casa había tenido una o dos olas uterinas, que en ese momento no sabía que se trataba de eso.

Llegamos al hospital y me hicieron un test para confirmar si era líquido amniótico lo que perdía. La prueba dio negativa pero yo estaba segura que no era solamente orina. Pedí hacer un nuevo test el cual efectivamente resultó positivo. Me pasaron a una sala para monitorear al bebé, y yo pensando que en una hora nos mandaban de vuelta a casa, empecé con contracciones más seguidas. Finalmente, me pasaron a la sala de parto alrededor de las 15:00 del mismo día.

Escuché el audio de hipnoparto, me ejercité con la pelota de pilates, salí a caminar, mientras mi novio iba en busca de las maletas porque parecía ser que no nos enviaban de vuelta como yo creía.

A las 16:00 me realizaron el primer tacto vaginal, estaba dilatada de 4 cm. Yo seguía con olas uterinas pero hasta el momento todo soportable, ¡me sentía más segura que nunca!
A las 19:00 fue el segundo control, ya las olas eran más regulares y más intensas. Sentía como de a poco bajaba mi bebe pero aun estaba de 4.5cm.

La intensidad de las olas aumentó, ya no podía mantenerme parada o caminando, buscaba tierra firme. Estaba muy cansada, intentaba dormir entre olas  pero era más cansado que mantenerme despierta. Otro audio de parto positivo, mi novio apoyándome en todo momento, con masajes, caricias, palabras de aliento y muy cansado también.

Alrededor de las 22:00 decidí entrar en la piscina donde pude relajarme pero era tal la intensidad que tuve que salir. Pasaban las horas y trataba de mantener la calma y gestionar el dolor con respiraciones y afirmaciones.

Alrededor de la 1:00 am del día 22/10, me hacen otro tacto y ya estaba de 7 cm. Ya no podía hablar entre olas, era tal la intensidad de las olas uterinas que pedí a gritos la epidural. “Mi bebe sabe nacer y mi cuerpo sabe parir”, esa era la afirmación que daba vueltas en mi cabeza mientras le pedía a la que sin duda me ayudó a surfear cada ola. Ya sin poder dar más, o eso era lo que creía, a las 2:00 me hacen otro tacto ya que mi cuerpo pedía pujar con cada ola. Estaba de 10 cm!!! Completamente dilatada y muy cerca de conocer a mi bebe.

Yo seguía sin fuerzas pero mi cuerpo me pedía pujar y eso era lo único que podía hacer. A todo esto mi matrona sabía que yo no quería darme epidural y sabiendo lo cerca que estaba de conocer a mi bebe me ayudó a que siguiera con mi plan original con otras técnicas (masajes y apertura de cadera, aromaterapia, etc.). Ya no tenía noción del tiempo, pensaba que nunca iba a terminar hasta que media hora más tarde la matrona me dice, “ya veo la cabeza de tu bebe, puedes tocarla”.

Y eso hice, no podía creerlo, después de tantas veces decir “hasta acá llego, no puedo más”, fue el empujón que me faltaba para seguir con los pujos que gracias a la respiración y tranquilidad (dentro del caos hormonal y emocional que tenía) sacaron las fuerzas de donde no tenía para que a las 03:08 am del 22/10 naciera Juana.

Finalmente conocí a mi bebe, orgullosa de mi, mi novio, matrona, ginecólogo, por haberme permitido y ayudado a seguir un parto respetado. Y especialmente a mi bebe, por haberme hecho tan feliz y segura de que todo estaría bien en todo momento. 

Y esto sin dudas no lo hubiese podido hacer sin vos Carmen, gracias a tu libro y curso de hipnoparto que me dieron a mi y a mi novio las herramientas que necesitábamos para tener un parto feliz. El recuerdo de sentir a mi bebe nacer, sentir dar vida es lo más valioso que me deja esta experiencia y que jamás olvidaré. Se lo deseo a todas las mujeres que deseen ser madres. Cada día que pasa revivo todo esto y me parece increíble. ¡Ahora queda disfrutar de esta hermosa aventura!

 

Bernardita preparó su parto con el El  Curso Online para Embarazadas  y tú también puedes hacerlo.

Lo volvería a hacer mil veces, todo fue excelente y no cambiaría ni un segundo, esa era la forma en la que Alma decidió venir a este mundo y fue totalmente espectacular poder ayudarla a encontrar su camino.

Haz click para leer su testimonio

Vanesa Jiménez

Libro de hipnoparto y curso online

Y por fin ahí estábamos las dos disfrutando ese intercambio de miradas. Se enganchó al pecho a los pocos minutos. Yo no tuve ningún tipo de desgarro y me encontraba fenomenal, más empoderada que nunca y con ganas de gritarle al mundo y en especial a las mujeres que somos pura magia.

Lee su testimonio que incluye video del parto

Lorena Cañón

Libro y curso online de hipnoparto

Había sido capaz de tener el parto de mis sueños y aprender de mi cuerpo lo increíblemente poderoso que es. Un cuerpo de diosa, que engendra y trae vida de la forma más increíble posible.

Lee su testimonio aquí. 

Ana León

Curso presencial de hipnoparto

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *