Respetada y acompañada, Gemma recibió el mejor regalo de reyes. Junto a su pareja, preparados y felices vivieron el Parto Positivo de su hija Queralt. Gemma  se preparó con el curso presencial, curso onlinelibro de hipnoparto. ¡Enhorabuena Gemma! Os dejo con su testimonio: En abril me diagnosticaron adenomiosis, me avisaron de las dificultades de quedar embarazada. Mi pareja y yo empezamos a buscar antes de lo esperado y en poco más de quince días teníamos ¡nuestro positivo! Fue pronto pero estábamos preparados y muy muy felices. Desde entonces empecé a informarme a fondo sobre el parto y crianza consciente, y encontré a Carmen Moreno y sus cursos de “Hipnoparto”. Leí el libro y enseguida hice el curso online (más adelante también el presencial en Barcelona). Me enamoró ella y su forma de vivir el parto. Tenía muy claro cómo quería mi parto y mi ginecólogo no parecía estar de acuerdo con lo que yo quería, así que busqué opciones. Además de dar a luz en el hospital existía la opción de hacerlo en casa con una matrona (lo cual descarté por falta de presupuesto) pero gracias al curso de hipnoparto descubrí que existen “Casas de Partos” y casualmente hay una en Martorell, en el Hospital Sant Joan de Déu. Fui a la charla de presentación con mi pareja y enseguida vimos que era  para nosotros. Desde del segundo trimestre estuve haciendo las meditaciones y planificando nuestro parto, intentando siempre hacer partícipe a mi pareja, hacia el final del embarazo asistimos a una formación presencial en Barcelona con Carmen que nos fue muy bien a los dos, nos sentíamos seguros y llenos de confianza para afrontar ese momento. La noche del 4 al 5 de enero empecé a tener contracciones y un poco de sangrado. Me metí en la cama y se lo dije a mi pareja. Pensé que se pondría tenso pero en lugar de eso me sonrió emocionado, vi en sus ojos que nada podía salir mal.  Estuve toda la mañana siguiente con contracciones más o menos espaciadas, terminé de limpiar cuatro cosas, me arreglé el pelo, hice la comida y me fui preparando mentalmente con la respiración y la música que habíamos preparado para el parto. Después de comer mi pareja se fue a trabajar y yo empecé a adentrarme en el “planeta parto”, estaba tranquila y relajada y cada vez tenía más olas uterinas. Hablé con las matronas y me dijeron que me metiera en la ducha y siguiera observando. Estuve bastante rato en la ducha y a eso de las 6 de la tarde llamé a mi pareja porque tenía olas uterinas cada tres minutos. Desde que llegó todo fue mucho más rápido, en cada ola uterina nos abrazábamos y respirábamos juntos, me sentía en confianza con nosotros y con el proceso. Sobre las 21:30, las matronas nos dijeron que fuéramos para el hospital porque el trabajo de parto parecía haber empezado. En el coche pusimos la “música de parto” y me relajé, me fue bastante bien para descansar los 45 minutos que duró el trayecto hasta el hospital. Cuando llegamos la matrona nos estaba esperando, me dijo que estaba de 5 centímetros de dilatación y me llevó a la habitación que nos habían asignado. Una vez allí, me puso una vía con antibiótico para el estreptococo y seguíamos con olas uterinas cada vez más intensas. Enseguida pasamos a la “casa de partos” y mi bebé empezó a descender, yo me repetía frases positivas para el parto y mi pareja me ayudaba a visualizar de forma relajada. Ya notaba la cabecita asomando y también la bolsa, que no se rompía. La matrona me sugirió cambiar de posición y me puse de rodillas sujetando con los brazos la cabecera de la cama.  Pasé un momento un poco crítico porque estaba segura de que la cabecita no podía pasar, y les dije que lo sentía, pero que no podía salir. La matrona me trató de la forma más amorosa que pudo y me convenció de que mi cuerpo era capaz. Me había puesto en sus manos y en las de mi pareja y no iba a rendirme. Confié y seguí pujando en cada ola uterina sujetando la cabeza de mi bebé. Mi pareja vio todo el proceso y antes del último pujo me dijo “¡ya está aquí, tiene mucho pelo!” Eso me dio muchísima fuerza y volví a pujar, sentí como mi cuerpo se abría para que pasara su cabeza y rápidamente el resto de su cuerpo, al salir se rompió la bolsa. Lloró enseguida. Miré encima de la cama y ahí estaba ella, la puse sobre mi pecho y nos tumbamos en la cama los tres. Ya no lloraba, solo me buscaba, estuvimos tranquilos y juntos disfrutando del momento por lo menos dos horas, la pesaron y midieron y nos llevaron a la habitación. Serían las 3 de la mañana del 6 de enero de 2020, nuestro mejor regalo de reyes.

El hecho de sentirme con tanta confianza con las matronas y fortalecer lazos con mi pareja haciendo que vayamos a la par desde que supimos que íbamos a ser papás, ha sido clave para llevar adelante el embarazo, el parto, y la mater-paternidad de una forma tan fluida y relajada como lo sentimos nosotros.

Queremos agradecer infinitamente a todo el equipo de matronas de la Casa de Partos de Martorell, especialmente a Cecilia que asistió nuestro parto y lo que nos transmitió fue indescriptible, gracias por tratarnos con tantísimo cariño, nunca olvidaremos ese día.  Gracias por supuesto a Carmen de Parto Positivo por todo lo aprendido y la confianza que nos brindó, por hacer que encontráramos las herramientas para llevar nuestro parto de una forma tan maravillosa. 

Ojalá todas las mujeres se sientan respetadas y acompañadas como me sentí yo”.

La preparación al parto con hipnoparto de Parto positivo te ayuda a afrontar el parto con información, empoderada y sin miedos ¿El objetivo? Tener el mejor parto posible. Si quieres saber más sobre qué es el hipnoparto y cómo puede ayudarte haz click aquí. 
Gemma preparó su parto con el curso online, presencial y con el libro de hipnoparto
O continua leyendo los partos positivos de cientos de mamás que han preparado su parto con Parto Positivo. Partos reales y positivos.
Lo volvería a hacer mil veces, todo fue excelente y no cambiaría ni un segundo, esa era la forma en la que Alma decidió venir a este mundo y fue totalmente espectacular poder ayudarla a encontrar su camino. Haz click para leer su testimonio
Vanesa Jiménez

Libro de hipnoparto y curso online

Y por fin ahí estábamos las dos disfrutando ese intercambio de miradas. Se enganchó al pecho a los pocos minutos. Yo no tuve ningún tipo de desgarro y me encontraba fenomenal, más empoderada que nunca y con ganas de gritarle al mundo y en especial a las mujeres que somos pura magia. Lee su testimonio que incluye video del parto
Lorena Cañón

Libro y curso online de hipnoparto

Había sido capaz de tener el parto de mis sueños y aprender de mi cuerpo lo increíblemente poderoso que es. Un cuerpo de diosa, que engendra y trae vida de la forma más increíble posible. Lee su testimonio aquí. 
Ana León

Curso presencial de hipnoparto

Pin It on Pinterest

Share This