Hace un par de semanas compartí en Instagram que estaba haciendo mi plan de parto. Sois muchas las que me habéis pedido que las comparta y así lo hago en este post. Aquí os dejo el documento, aún en inglés, pero prometo traducirlo en cuanto tenga tiempo y actualizar el post. Ya sabéis que estos días estoy a tope acabando el curso online de hipnoparto y priorizando descansar en la recta final del embarazo.

Antes de empezar, muy importante: ¡No toméis mis preferencias como referencia! Todas somos diferentes y tanto en el parto como en la crianza todas vamos a elegir y querer cosas diferentes. Por eso este post no es sobre lo que yo he elegido ni el por qué sino sobre lo que os recomiendo que tengáis en cuenta a la hora de escribir vuestro plan de parto.

Desde mi experiencia creo que es importante:

1. Estar informada: saber tus opciones, contar con información basada en evidencia, saber qué se hace en tu zona y pensar qué quieres y qué no quieres en tu parto.

2. Mantener una mente abierta: ser consciente de que algo que no te encaja de entrada puede convertirse en la mejor opción. Piensa en qué preferirías en diferentes escenarios y una vez lo hayas hecho céntrate en lo que quieres.

3. Hablar de tus preferencias de antemano con el personal sanitario que vaya a acompañarte. Si puedes elige bien a los profesionales que te acompañen. A veces nuestras opciones se ven limitadas por dónde vivimos o nuestra situación económica. En cualquier caso, ten un plan y háblalo todo de antemano. Si quieres una cesárea humanizada o no quieres tener ningún tacto vaginal es algo que tienes que comunicar antes del parto.

¿Por qué no tener un plan de parto no es un buen plan?

¿Alguna vez has planeado una boda o un evento especial? Seguro que en mayor o menor medida tenías una lista de cosas que querías, cosas que te gustarían y por supuesto siempre sabías que podría llover o que algo podría salir de otra manera ¡Aún y así, planeaste ese evento tan especial!

Puede que no seas de bodas ni eventos pero que tengas un negocio o estés estudiando algo. Tienes sueños, tienes ambiciones, tienes un plan para conseguir lo que quieres en tu vida. En el embarazo escuchamos mucho “para qué hacer un plan si nunca se sabe lo que va a pasar” o “pensar en qué quieres es perder el tiempo porque luego nunca se sabe”.

Sí, el parto es impredecible, así como lo es la vida misma y eso no quita que planees otros aspectos de tu vida. Ese tipo de frases hacen mucho daño porque lo que implican es que las mujeres deberíamos tomar una actitud pasiva y no tomar ningún control sobre nuestro cuerpo, parto y nuestro bebé. Desgraciadamente durante muchos años ha sido as De hecho, implican que deberíamos tomar una actitud pasiva, ser sumisas y no ejercer nuestro derecho a decidir.

El plan de parto no es solo una lista de deseos, es una herramienta para ayudar a tu comadrona / ginecóloga a saber cómo quieres que se acompañe tu parto. Por supuesto que en un mundo ideal tendríamos continuidad de cuidados y habríamos visto a la misma persona que nos acompañaría durante todo el embarazo y parto. Esta persona ya sabría nuestros deseos y no haría falta escribirlos. En un mundo ideal, no tendríamos que expresar que queremos ejercer nuestro derecho de dar consentimiento informado durante el parto, el deseo de que no se corte el cordón precozmente o que queremos piel con piel inmediato después del nacimiento.

Hacer un plan de parto no significa encerrarnos en nuestro parto soñado, no significa perder el tiempo. Significa afrontar el parto informada, empoderada y armada con recursos para navegar nuestro parto y tomar las decisiones que sean más adecuadas para nosotras y nuestros bebés.   

¿Qué incluir en tu plan de parto?

Piensa en tus preferencias, en un escenario ideal ¿Cómo quieres darle la bienvenida a tu bebé? Infórmate, haz preguntas ¡Es tu cuerpo, tu parto y tu bebé! ¿Conoces el protocolo del hospital donde darás a luz? ¿Hay algo que no te encaje? Recuerda, los protocolos no son leyes.

Algunas preguntas que pueden ayudarte a pensar en qué quieres:

  • ¿Dónde quieres dar a luz? Si es que tienes más de una opción.
  • ¿Quién quieres que esté contigo? Incluye quién será tu acompañante o acompañantes si tienes la opción de tener más de uno.
  • ¿Tienes alguna condición o alergia que debas comunicar?
  • ¿Cómo han sido tus partos anteriores?
  • ¿Tienes algún requisito especial? Quizá algo cultural o religioso.
  • ¿Cómo vas a crear un entorno favorable al parto? ¿Quieres que haya una luz tenue en paritorio o donde vayas a dar a luz? ¿Quieres que haya silencio? Recuerda que es muy importante crear un entorno en el que te sientas relajada.
  • ¿Hay alguna palabra que prefieras no utilizar? En el hipnoparto hablamos de intensidad en vez de dolor y de olas uterinas en vez de contracciones porque el lenguaje afecta a cómo nos sentimos. Si prefieres que no se utilice alguna palabra ponlo en tu plan.
  • ¿Quieres una epidural? ¿Quieres que te ofrezcan analgesia o anestésicos como la epidural? Quizá prefieres pedirlo tú misma si lo necesitas.
  • ¿Quieres poder moverte con libertad?
  • ¿Quieres comer y beber a tu antojo?
  • ¿Quieres que se te hagan tactos vaginales rutinariamente? ¿Prefieres que no te hagan ningún tacto?
  • ¿Quieres que te rompan las aguas?
  • ¿Quieres que te hagan una episiotomía rutinaria o por evitar un desgarro o prefieres desgarrarte?
  • ¿Quieres piel con piel inmediatamente después del nacimiento? ¿Cuándo quieres que se corte el cordón (si quieres que se corte)? ¿Quién va a cortar el cordón?
  • ¿Quieres alumbrar la placenta sin intervención o con ayuda? Infórmate de los riesgos y beneficios de ambas opciones y de cuándo una es mejor que la otra.
  • ¿Quieres quedarte con tu placenta?
  • ¿Planeas lactancia materna o artificial?
  • ¿Quieres que se le administre Vitamina K a tu bebé?

Si planeas un parto por cesárea, tienes muchísimas opciones (más información en este post sobre qué es una cesárea humanizada):

  • ¿Qué quieres escuchar durante el nacimiento?
  • ¿Quieres que te vayan explicando el proceso con detalle? O quizá solo quieres que te avisen cuando tu bebé está a punto de nacer.
  • ¿En qué mano prefieres que te pongan la cánula? Normalmente, si es en tu mano no dominante eso facilitará coger a tu bebé.
  • ¿Dónde quieres que coloquen los parches? Si pides que los coloquen en la espalda eso facilitará el hacer piel con piel.
  • ¿Quieres ver a tu bebé nacer o prefieres que mantengan la pantalla o cortina subida?
  • ¿Quieres que saquen a tu bebé despacio e imitando la compresión que tendría lugar en un parto vaginal?
  • ¿Quieres hacer piel con piel inmediatamente?

¿Por qué incluir otros escenarios más allá de tu parto ideal en tu plan de parto?

Las que me seguís en redes sabéis que estamos planeando otro parto en casa natural. Veréis que en mi plan de parto he incluido otros escenarios que se alejan mucho del “plan”. Por ejemplo, he escrito mis preferencias para una cesárea o qué me gustaría que pasase si decido ir al hospital.

Es muy fácil que un deseo se convierta en exigencia y que si no conseguimos el parto soñado y deseado nos sintamos decepcionadas. En realidad, es en esos momentos en los que mostramos una mayor fuerza y si estamos preparadas podemos vivir esos giros inesperados desde el empoderamiento y la aceptación. Teniendo claras nuestras preferencias es más fácil navegar esos giros inesperados con los que podemos encontrarnos.

¿Cómo escribir tu plan de parto?

Incluye toda la información que sea necesaria siendo concisa y clara. Yo he utilizado iconos para hacerlo muy visual y que rápidamente esté claro lo que quiero y lo que no echándole un vistazo rápido. También he incluido un resumen escrito. He utilizado los iconos disponibles gratuitamente en la web de Pinter and Martin.

En resumen…

Conoce tus opciones, infórmate y planea tus preferencias. Un buen plan de parto te ayudará a tener claro lo que quieres y lo que no y ayudará al personal sanitario que te acompañe a respetar tus preferencias y a guiarte e informarte si algo se sale de tu plan. Y sí, el parto es impredecible, por eso te invito a que pienses en qué querrías en otros escenarios que no son tu Plan A.  

En la preparación con hipnoparto nos enfocamos en lo que queremos, porque sabemos que a menudo la mente atrae aquello en lo que nos centramos. A la vez estamos informadas y armadas con herramientas y recursos para tomar las mejores decisiones en nuestras circunstancias.

Aquí os dejo mi plan (o preferencias) de parto:

Pin It on Pinterest

Share This