Qué mejor que empezar el año con el nacimiento de un bebé muy navideño, Ronnie llegó al mundo el 24 de diciembre tras un parto inducido. Aquí os dejo el testimonio de Aimee Wilson su mamá (traducido y con permiso).

Aimee y su pareja prepararon el nacimiento de su hijo Ronnie haciendo un curso de hipnoparto y con mucha práctica y dedicación. Planeaban un parto en casa pero Ronnie tenía otros planes. Al final decidieron que lo mejor era inducir el parto en la semana 42. Aimee tuvo un parto consciente, informado, respetado y muy positivo. Aquí os dejo su historia:

Aunque no tuve el parto en casa que tanto deseabamos quiero compartir mi historia y anunciar la llegada de Ronnie Alexandre. 

  

El día 22 cumplí 42 semanas de embarazo. En la última visita me informaron de que había riesgos para la salud de Ronnie ya que no se apreciaba crecimiento en las últimas dos ecografías. Una vez más me ofrecieron la posibilidad de inducir que previamente había rechazado. Esta vez y dada la insistencia en que podía haber un problema por la falta de crecimiento me pareció lo más acertado.

 

El Domingo 23 de Diciembre empezó la inducción con un pesario de prostaglandina que no hizo absolutamente nada. A las 8:30 del lunes 24 me pusieron otro y a las 12:21 ya teníamos a Ronnie con nosotros. 

 

Mi parto activo duró solo 51 minutos y la fase latente unas dos horas, sin analgésicos y controlando el dolor con hypnobirthing. La respiración y visualizaciones me ayudaron muchísimo. 

 

Ronnie nació perfectamente sano, con buen peso, sin ningún tipo de complicación como nos habían dicho antes de optar por una inducción. Fue un parto tan rápido que algo me dice que quizá hubiese llegado de todas maneras sin inducir. En cualquier caso fue mi decisión, confiaba en que mi cuerpo haría lo que necesitaba que hiciese y así lo hizo y yo tuve mi parto positivo!

Pin It on Pinterest

Share This