Os dejo la historia del nacimiento de Sofía. Sofía nació por cesárea programada en un parto tranquilo y maravilloso. Su mamá Sonia se preparó utilizando las técnicas de hipnoparto.

Mi parto fue programado. A través de las ecografías supimos que tenía placenta previa (la placenta cubre el cuello del útero) así que hacia el final de mi embarazo me dieron cita para una cesárea programada una semana antes de mi FPP.

Al principio me dio mucha pena que tuviese que ser así pero después de escuchar la meditación y practicar la respiración empecé a aceptar mi situación y a prepararme para vivirla de manera positiva. Carmen nos envió una meditación guiada adaptada y nos ayudó a adaptar las afirmaciones a nuestra nueva situación.

Medité cada día y practiqué ejercicios de respiración visualizando el momento de conocer a Sofia con pensamientos positivos. Tenía unas ganas locas de que llegase el día y el esperado día llegó.

Mi anestesista me transmitió mucha calma y aunque me puse algo nerviosa al ver la cánula enseguida me calmé. Mi marido puso una canción relajante de fondo con su móvil.

La operación empezó y nos dijeron cuándo empezó, cuándo Sofía estaba a punto de llegar y cuándo ya había acabado. Yo había pedido no saber más detalles ya que soy muy aprensiva.

Fue una experiencia mágica que nunca olvidaré. Sacaron a Sofia cuidadosamente, la levantaron y nos vimos por primera vez. Estaba despierta. Lloró un poco y tosió sacando bastante líquido (nos dijeron que quizá necesitaba ayuda para hacerlo pero pudo ella solita). La cubrieron y la pusieron sobre mi pecho con su cordón umbilical hasta que éste dejó de latir. Tuve un ratito con ella hasta que se la llevaron con mi marido para pesarla.

Me sentía eufórica y a la vez aliviada de haber conseguido el encuentro positivo que había imaginado durante meses.

cesarea humanizada positiva hipnoparto

Pin It on Pinterest

Share This