Ayer hizo un mes de este precioso instante. Hoy Paula, alumna del curso online,  comparte su maravilloso parto ¡No os lo perdáis! Un parto en el que la libertad de movimiento, de decisión, estar informada y, como siempre, mantener una mente abierta fue clave. Enhorabuena Paula y gracias por compartir tu experiencia. 

Estaba preparada, tenía claras mis preferencias, parto natural en el agua, pero también siendo consciente de que podía pasar cualquier cosa y que tenia que aceptar cualquier giro inesperado…

El 5 de Agosto a las 5 am me desperté por la expulsión del tapón mucoso. ¡Me puse súper contenta! Mi cuerpo me mandaba la primera señal, acompañada de contracciones regulares cada 7-10 minutos. Fui al hospital porque tenía monitores, pues sabía perfectamente que no estaba de parto. Al llegar pararon y salvo alguna esporádica a lo largo de la tarde, no empezaron fuertes y rítmicas hasta las 23 horas. Esa noche no pude dormir nada pues venían cada 6-7 minutos, y seguí todo el día igual, sin entrar en la fase activa de parto. A las 19 horas del martes decidimos ir a urgencias, aún sabiendo que estábamos en fase latente. Me hicieron un tacto y me dijeron que había borrado el cuello del utero y dilatado 1 cm.

Genial! Un poco lento pero avanzaba. Nos dijeron que nos quedaremos en el hospital, así que en la habitación, con la pelota empecé a hacer movimientos que aprendí con el maravilloso libro de “Parir en Movimiento. A la 1 am me dijeron que seguía igual. Me dio un poco de bajón pero bueno, me metí en la ducha con la pelota para aliviar el dolor con el agua. Funciono, empecé con contracciones cada 2-3 minutos, pero al rato se volvieron a espaciar cada 5-7 minutos. A las 7 am del miércoles me dijeron que seguía igual, con solo 1 cm dilatado y empezamos a evaluar opciones. La primera rotura de bolsa la cual nos pareció acertada. Bajamos a paritorio y lo hicieron con mi consentimiento. Nada, mi cuerpo no reaccionaba, pero las contracciones eran mucho más dolorosas… 38 horas sin dormir, el agotamiento se empezó a notar más acusadamente y mi cerebro se desconectó de mi cuerpo. No podía controlar el dolor con la respiración y lo estaba pasando verdaderamente mal.

Ahí decidimos que me pusieran una dosis baja de oxitocina sintética y epidural, pues no podía aguantar más tiempo con dolor, pero sobre todo sin dormir… llegaría al expulsivo agotada y no quería que eso pasara. Quería estar al 100%. 

Tras ponerme la epidural y oxitocina me quedé dormida una hora. Al despertarme me dijeron que llevaba ya 6 cm dilatados. Wow!!! Me dió un subidón increíble, ademas podía sentir y mover las piernas, no para levantarme de la cama, pero si para ponerme sentada y rotar la pelvis para abrir la parte superior. A las 22 del miércoles 7 me dijeron que estaba completa. ¡Genial!!! Se acercaba el momento. Estaba feliz, contenta, sin dolor y rebosante de energía que no se de donde saqué solo con dormir una hora. 

De 22 a las 0 horas del 8 de Agosto estuve moviendo la pelvis, pues no me pudieron atender debido al gran número de partos que hubo ese día. 

A las 0:15 ya se me había pasado un poco el efecto de la epidural (pues me la quitaron antes) y podía sentir las contracciones perfectamente, lo cual era clave para dirigir mis pujos según pudiera mi cuerpo.

Probamos un par de posiciones para pujar y me quede en la más efectiva (aunque la menos deseada inicialmente), que fue sentada a 45 grados en el borde de la cama y con los muslos en las perneras. 

Me concentré en empujar como si no hubiera un mañana, y al segundo empujón le dijo la matrona a mi pareja: ¿le quieres ver el pelo? ¡Estábamos flipando! La baje de plano 1 a plano 4 con 8 pujos súper efectivos y lentos para que mi perine se fuera dilatando. ¡ Le pude tocar la cabecita! Estaba pletórica.

Cuando llego la ginecóloga ya estaba todo hecho, al siguiente pujo salió la cabeza y me dijeron que la cogiera y me la pudiera encima. ¡No me lo podía creer! Al ponérmela en el pecho lloramos las dos!

La ginecóloga me dijo que tenia integro el periné, pero me iba a dar un par de puntos en los labios menores en la parte de arriba por un mini desgarro.

Después de hacer pínzamiento de cordón tardío, el papá cortó el cordón umbilical e hicimos piel con piel 3 horas, durante las cuales empezó a mamar de forma instintiva hasta que se quedó dormida.

Fue un parto maravilloso que no cambiaría por nada del mundo.

Gracias de nuevo Carmen por contestarme en los momentos de desesperación y por ese curso de hipnoparto que tanto nos ha ayudado en este gran momento.

Si quieres más información sobre qué es el hipnoparto o sobre el curso online de Parto Positivo® haz clicl aquí.

Pin It on Pinterest

Share This