Vitamina K ¿Qué es? ¿Cómo se administra a los bebés? ¿Es necesaria? Todo lo que necesitas saber sobre la Vitamina K y la Enfermedad Hemorrágica del Recién Nacido (EHRN)

4 Feb 2024 | más leídos, Últimas entradas

vitamina k recién nacido

Entrada escrita por Raquel López, matrona y educadora prenatal en Parto Positivo

En el curso preparación al parto de Parto Positivo hablamos de la importancia de la  propia toma de decisiones de tus cuidados y de los de tu bebé. Ser dueña de tu maternidad implica dar consentimiento informado de cualquier procedimiento ofrecido por parte del personal sanitario. Una de las preguntas frecuentes en nuestros cursos y en nuestra Comunidad de Parto Positivo, exclusiva para las mujeres que se están preparando con nosotras, es la administración de la Vitamina K al recién nacido.

En este post, hablaremos sobre la Vitamina K, y su papel en la prevención de la Enfermedad Hemorrágica del Recién Nacido (EHRN). La Vitamina K es esencial para activar los factores de coagulación en la sangre, disminuyendo así el riesgo de hemorragias en los recién nacidos.

La EHRN, aunque poco común, puede tener consecuencias fatales y graves, como hidrocefalia, encefalopatía y retraso en el desarrollo. La administración profiláctica de Vitamina K, ya sea oral o intramuscular poco después del nacimiento, ha demostrado ser efectiva en la reducción de este riesgo.  Concretamente la EHRN ocurre en entre 4 y 7 bebés de cada 100.000 si no se administra el fármaco. 

Desde Parto Positivo tenemos un enfoque fisiológico y entendemos que todo en el diseño biológico sucede por algo aunque aún la ciencia no haya llegado a conocerlo. Muchos aspectos del embarazo, parto y postparto siguen siendo un misterio y este sería uno de ellos. Nuestro compromiso es ofrecer información basada en evidencia y por eso, esta entrada tiene un enfoque científico y se basa en lo que conocemos actualmente. 

En los próximos párrafos abordaremos las dos formas de Vitamina K (K1 y K2), su origen en vegetales de hoja verde y bacterias intestinales, los dos métodos de administración y por qué la intramuscular se considera más efectiva según la evidencia. También cubriremos las dudas más frecuentes así como la importancia del consentimiento informado

¿Qué es la Vitamina K?  ¿Por qué es importante?

La Vitamina K es una vitamina liposoluble que se presenta en dos formas: 

  1. Vitamina K1 que se encuentra en vegetales de hoja verde y es el 90% de nuestra vitamina K.
  2. Vitamina K2 sintetizada por las bacterias gram negativas del intestino, y conforma el 10% de la Vitamina K que tenemos. 


El rol principal de la vitamina K es la activación de los factores de coagulación, por eso una deficiencia de la misma podría llevar a un riesgo de hemorragia, lo que en los recién nacidos se conoce como la EHRN o enfermedad hemolítica del recién nacido, descubierta por Townsend en 1894 y es una enfermedad relativamente poco probable que afecta entre 4 y 7 bebés de cada 100.000. 

 Aunque no fue hasta principios de los años 30 cuando el bioquímico Danés Henrik Dam identificó la Vitamina K y de ahí empezó el desarrollo de la administración profiláctica.

Aún a día de hoy no se conoce la razón por la que los recién nacidos nacen con cantidades bajas de Vitamina K y su presencia es baja en la leche materna. Algunas fuentes de investigación cuestionan si esto tiene algún beneficio para los recién nacidos que aún no conozcamos a día de hoy  y apuntan a que se necesita más investigación al respecto para demostrar si la administración a todos los recién nacidos de manera sistemática es óptima o sólo ofrecerla a aquellos que estén más en riesgo de EHRN. 

¿Qué incidencia tiene la EHRN (hemorragia del recién nacido)?

Su incidencia, sin la administración de la Vitamina K, varía según su tipo de presentación (precoz, clásica o tardía). Se estima una media de entre 4 a 7 recién nacidos de cada 100.000, en países occidentales. Si lo pensamos bien es una incidencia relativamente baja pero las tasas de morbilidad y mortalidad entre aquellos bebés afectados es alta, aproximadamente un 20%-50% dependiendo de la presentación de la misma. En cuanto a la morbilidad nos podemos encontrar con secuelas como hidrocefalia, encefalopatía, atrofia cerebral, convulsiones y retraso grave en el desarrollo.

Presentación y diagnóstico de la hemorragia del recién nacido

Puede haber dificultad en su diagnóstico debido a que los recién nacidos no pueden comunicarse y para cuando se presenten síntomas severos el problema ya sea de magnitud grave. 

Además el diagnóstico por el profesional se puede dificultar, ya que algunos síntomas pueden ser comunes de otras condiciones. Los síntomas más comunes son sangrados, hematomas y convulsiones en los casos de afectación cerebral, pero a veces el síntoma puede ser simplemente la letargia.

La Enfermedad Hemorrágica del Recién Nacido (EHRN) tiene  diferentes presentaciones según el momento en que se manifiestan los síntomas. 

Presentación Precoz de la hemorragia del recién nacido:

  • Suele manifestarse en las primeras 24 horas de vida.
  • Los síntomas pueden incluir sangrado en la piel, el abdomen y el cerebro.
  • Es menos común pero puede ser más grave cuando ocurre.

Su causa más común es el uso de medicamentos que interfieren con la absorción o acción de la vitamina K durante el embarazo, como pueden ser medicamentos anticonvulsivantes.

Presentación Clásica de la hemorragia del recién nacido:

  • Generalmente entre los 2 y 7 días de vida.
  • Los síntomas más evidentes son sangrado gastrointestinal, hemorragias umbilicales, hematomas, sangrados nasales y de la zona de circuncisión.

Se caracteriza por una deficiencia severa de vitamina K al nacer y su causa más común es de origen desconocido.

Presentación Tardía de la hemorragia del recién nacido:

  • Los síntomas suelen desarrollarse después de las primeras  semanas de vida y hasta los 6 meses.
  • La presentación común son hemorragias intracraneales, hematomas y sangrado gastrointestinal, siendo las hemorragias intracraneales las más comunes.

En la presentación tardía suele haber una deficiencia leve de vitamina K al nacer. La lactancia materna exclusiva se presenta como el factor de riesgo más común, debido a los niveles bajos de Vitamina K en leche materna.  Algunos otros factores de riesgo son la presencia de fibrosis quística, enfermedades de la vesícula, diarrea crónica o el uso de antibióticos.

Tratamiento de la hemorragia del recién nacido

El principal tratamiento para la EHRN es la administración de Vitamina K, otras alternativas son transfusiones de sangre o plasma, cirugía cerebral para sacar el exceso de sangrado o la administración de medicamentos anticonvulsivantes

Pero se intenta evitar llegar al tratamiento de la enfermedad ofreciendo a todos los recién nacidos la administración de una dosis profiláctica de Vitamina K. 

¿Qué bebés tienen más riesgo de desarrollar EHRN?

Los bebés con más riesgo de EHRN son:

  • A los que no se les administra la Vitamina K profiláctica
  • Prematuros (nacidos antes de 37 semanas)
  • Los nacidos con forceps, ventosa o por cesárea
  • Aquellos cuyas madres toman medicaciones como anticonvulsivantes
  • Los que presentan hematomas al nacer
  • Aquellos que tuvieron problemas respiratorios al nacer
  • A los que se les ha sometido a circuncisión
  • Bebés que toman lactancia materna exclusiva (aunque la vitamina K se recomienda también a aquellos que se vayan a alimentar con leche de fórmula)

¿Cómo y cuándo se administra la Vitamina K?

La Vitamina K se ofrece al poco tiempo del nacimiento de manera oral o intramuscular, siendo esta última la vía más recomendada.

La dosis que se ofrece de manera intramuscular es una administración única de 1 mg poco después del nacimiento. Para hacer este procedimiento menos doloroso para el bebé, se puede administrar cuando el bebé está mamando o tomando el biberón según el tipo de lactancia que se elija.

Con la administración oral, la posología más común son 6 mgs repartidos en 3 dosis, administrando  2 mgs poco después del nacimiento, 2 mgs a la semana y otros 2 mgs al mes. En bebés prematuros la dosis suele ser 0.5 mg/kg de peso al nacer. Pide información a tus profesionales si eliges esta vía de administración ya que a lo mejor tendrás que comprar la segunda y tercera dosis.

El método recomendado es el intramuscular ya que la evidencia parece más robusta al existir muchos más estudios por esta vía de administración, aunque hay estudios que apuntan que la administración oral es igual de efectiva. La oral es más costosa porque se han de administrar más dosis, y se ha de confiar en la cooperación de los padres en la administración de la dosis de la semana y del mes para asegurar su efectividad.

Preocupaciones frecuentes de las madres y padres sobre la Vitamina K

Algunas familias expresan inquietud sobre los componentes de la Vitamina K, hay hospitales tienen la opción de Vitamina K libre de aditivos.

La Vitamina K parece ser bastante segura, no se han encontrado muchos efectos adversos con ella por lo que la evidencia actual es que el beneficio sobrepasa el riesgo. Uno de sus componentes, el propilenglicol, puede causar convulsiones pero sólo en casos de administraciones muy altas del mismo y que no apunta que sea el caso de la Vitamina K. En el 2014 se detectó una alergia grave de la Vitamina K que causó al bebé entrar en shock pero no tuvo consecuencias graves para el mismo y no se pudo identificar la causa de porqué ocurrió.

Una de las principales inquietudes expresadas por algunos padres se centra en el posible riesgo de leucemia asociado con la administración de vitamina K. Esta preocupación se originó en 1990, cuando un investigador británico publicó un estudio que establecía una conexión entre la administración de vitamina K y el riesgo de leucemia infantil. Desde entonces, se han llevado a cabo 12 estudios sobre este tema. De estos, solo 2 encontraron una posible relación entre la vitamina K y la leucemia, aunque es importante destacar que eran estudios de pequeña escala. Los restantes 10 estudios no encontraron ninguna asociación entre la vitamina K y el desarrollo de cáncer infantil. Después de un exhaustivo análisis de múltiples investigaciones, la evidencia actual concluye que no existe una relación entre la administración de vitamina K y el riesgo de leucemia o cáncer infantil.

Otras preguntas frecuentes sobre la Vitamina K:

¿Si se hace pinzamiento óptimo del cordón, se puede evitar o disminuir el riesgo de EHRN?

No, no se puede. Se han hecho estudios y los niveles de Vitamina K en la sangre del cordón son escasos. Incluso se han hecho estudios en los que administraron Vitamina K a la madre justo antes del nacimiento y se demostró que los niveles de Vitamina K en esas madres no era significativamente más alto.

¿Si tomo suficiente Vitamina K en el embarazo o durante la lactancia en mi dieta puede disminuir el riesgo de que mi bebé tenga EHRN?

En cuanto al embarazo la evidencia disponible sugiere que la ingesta de suplementos de Vitamina K no aumenta los niveles de Vitamina K en el recién nacido.
En cuanto a lactancia, hay algunos estudios que sugieren que los suplementos de Vitamina K en la madre pueden aumentar los niveles de Vitamina K en la leche materna y llegar a niveles similares a la leche de fórmula, aunque anteriormente mencionamos que también a los bebés alimentados con leche de fórmula se les recomienda la Vitamina K profiláctica. De momento no hay consenso en cuál sería la dosis necesaria que se debería administrar a la madre para aumentar los niveles a cantidades parecidas a la leche de fórmula.

¿Le pueden administrar a mi bebé Vitamina K sin mi consentimiento?

No, la administración de la Vitamina K ha de ser con el consentimiento informado de los padres, sin tener que sentirse presionados y que puedan tomar su tiempo en la toma de decisiones, teniendo tiempo a hacer preguntas y sopesar su decisión de administrar la Vitamina K o no con el método B.R.A.I.N. si lo desean.

Si te ha gustado este post y quieres contar con información y recursos para tomar las mejores decisiones para ti y tu bebé, nuestro curso de preparación al parto con hipnoparto es para ti.

A continuación te dejo más enlaces donde puedes encontrar más información sobre este tema.

Fuentes y Estudios enlazados

  • Uso profiláctico de la vitamina K para prevenir la enfermedad hemorrágica del recién nacido – www.pap.es 
  • Vitamin K deficiency bleeding: early history and recent trends in the United Kingdom – PubMed (nih.gov)

1 Comentario

  1. cristina

    Estupendo Post!! Podríais informarnos de alguna vitamina k sin aditivos o dónde poder encontrarla? Porque no creo que sea fácil que los hospitales dispongan de varias opciones y tengan esta.
    Muchas gracias.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *