¿Puede un parto inducido ser positivo, empoderador y maravilloso?

¡Por supuesto que sí!

Son muchas inducciones positivas que encontraréis en mi web y hoy Beatriz comparte su maravilloso parto con nosotras. Beatriz preparó su parto con el libro de hipnoparto y vivió su parto tranquila, confiando en ella y disfrutando de cada paso de ese camino que le llevó a conocer a su bebé.

Os dejo con sus palabras:

Estaba deseando poder escribir mi parto positivo. Durante todo el embarazo me mantuve activa: andar, yoga maternal, ejercicios pautados por mi matrona, y mi gran aliado ¡Mi libro de hipnoparto! Mi bebé nació el lunes 14 de Octubre de 2019 en el hospital HM Monteprincipe. Me programaron el parto para ese día porque ya no se podía esperar más. Fue la fecha tope que me dieron para ponerme de parto espontáneo ya que yo no quería inducción por la oxitocina. No me quería poner la epidural, quería un parto lo más natural posible… Empezábamos regular porque era programado pero ese motivo fue después un motivo sin importancia. Mi parto fue PRECIOSO, la mejor experiencia que he vivido en mi vida.

Llegamos mi chico y yo al hospital e ingresé a las nueve en la habitación. Me pusieron suero y oxitocina por vena. Y a las once vinieron a romperme la bolsa para acelerar el proceso, menos mal, porque el agua era algo oscura y tenía meconio, pero me dijeron que no era motivo de preocupaciones. Yo me centré en mi parto, con la pelota, moviéndome, ejerciendo varias posturas. Me imaginaba la flor que se ponía mi madre en el pelo antes de morir cuando yo era pequeñita y la veía abriéndose poco a poco (hibiscus), hacía las respiraciones perfectas del libro ya que había ensayado a conciencia. Cantaba con la A o con la O. Mi chico me ponía la música que quería escuchar durante todo el día. Todo perfecto, el dolor no era más fuerte que yo aún estando con la oxitocina sintética. Dilaté rápidamente ya que estaba sin ningún nervio, tranquila, relajada. Así aguanté hasta los ocho centímetros y me puse la epidural sólo para el expulsivo, media horita antes. En los pujos fui muy muy fuerte me sentía empoderadisima gracias a hipnoparto. Mi bebé salió en paritorio sólo con cuatro pujos. A las 17.37 horas.

 

Tengo que dar las gracias en primer lugar a mi pilar fundamental en la vida que es su papá, fue el acompañante perfecto (se leyó el libro un par de veces), a mi hermana, prima, confidente Maru y a ti por este libro tan perfecto. Todas sabemos parir. Mi parto para mi, fue el parto soñado. Gracias, gracias y gracias. Lo recordaré y lo contaré con muchísima alegría. Ahora me toca ocuparme de mi familia… ¡Me voy a ser feliz!!

Pin It on Pinterest

Share This