En el curso preparación al parto de Parto Positivo hablamos de la importancia de transformar el entorno para facilitar que éste favorezca al parto. Es decir, transformar cualquier lugar en un entorno íntimo en el que nos sintamos seguras. Lo hacemos a través de “anclajes sensoriales”, ofreciéndole a cada sentido algo que nos relaje y nos calme. Cuando hablamos del olfato, una manera de conseguirlo es el uso de aceites esenciales aunque las propiedades de los aceites esenciales van mucho más allá. El olfato es un sentido muy poderoso que nos conecta con recuerdos, por eso crear un anclaje con un aroma es muy efectivo y los aceites esenciales un recurso muy potente. Más allá del aroma, los aceites tienen propiedades y efectos sobre nuestro organismo. Hace mucho tiempo que me habéis pedido un post sobre el uso de aceites esenciales en el embarazo y parto y para escribirlo he contado con la ayuda de tres expertas: Carla Benet, Yolanda Rico y Yanira Blanco.

Si vas a utilizar aceites esenciales en tu embarazo y parto es importante encontrar uno que te guste y te relaje. La evidencia demuestra que los aceites esenciales no sólo son ideales para relajarse, sino que también reducen el dolor (Fuente), gestionan las emociones, son inmune estimulantes, mejoran el aspecto de la piel, son antiinfecciosos… Hay un sin fin de aplicaciones diarias que ayudan a equilibrar el organismo.

Pero, ¿Qué dice la evidencia sobre su uso en el parto? ¿Hay aceites que no son seguros? ¿Cuáles podemos utilizar? ¿Cómo utilizarlos? ¿Qué recomiendan los expertos? Tras leer toda la literatura científica que he podido encontrar al respecto, he recogido una lista de los aceites que se consideran seguros y sus propiedades. Además, como os comentaba antes este artículo está escrito en colaboración con Carla Benet, asesora de aromaterapia, Yolanda Rico, aromatóloga y Yanira Blanco, matrona en Reino Unido formada en aromaterapia para la etapa perinatal.

“En este artículo intentaré resumir el uso de aceites esenciales durante el embarazo, parto y posparto.  Siempre teniendo en cuenta que cada persona es diferente, y son etapas de la mujer que el sentido común y la precaución es prioridad.” Comenta Carla.

Antes de empezar con los mejores aceites para el parto y sus propiedades, veamos qué son los aceites esenciales.

¿Qué son los aceites esenciales?

“Los aceites esenciales son un buen recurso natural para encontrar el equilibrio, la relajación y reducir los niveles de estrés durante el embarazo, parto y posparto. ​

La aromatóloga Yolanda Rico, considera que se pueden aplicar a partir del cuarto mes de gestación, aunque no es el mejor momento para empezar a usarlos.

Los aceites esenciales son moléculas volátiles de una planta aromática. Puede extraerse de diferentes partes de la planta (hoja, ​flores, rama, resina…). El mejor tipo de destilación es la de arrastre al vapor, ya que respeta las propiedades de la planta y no contiene disolventes y permite obtener la totalidad de las moléculas de la planta.” Nos cuenta Carla.

¿Por qué elegir un aceite de máxima calidad?

“Es extremadamente importante  usar aceites esenciales que ofrezcan garantías de calidad, máxima pureza y ofrezcan confianza. De esta manera no solo nos beneficiaremos de las propiedades terapéuticas de los aceites esenciales, si no que podremos usarlos con total seguridad y confianza.”_ Recomienda Carla.

Según Carla: “Un ejemplo sería Seed to Seal que es una garantía de calidad que asegura la máxima calidad desde que plantan la semilla hasta que sellan el producto final. Control de principio a fin. Te garantiza que es máxima pureza, sostenible, control de materia prima y el producto ha sido sometido a auditorias internas y externas para ofrecer el nivel de máxima calidad.

La calidad siempre es importante, pero especialmente en momentos tan delicados como la gestación, un certificado de calidad, transparente y de confianza es de vital importancia.

Recuerda, siempre mirar la calidad del producto, que sea 100% puro, libre de agrotóxicos, y de grado terapéutico. Sin diluidos ni añadidos, 100% íntegros y obtenidos a través de una buena destilación.

Si usamos aceites esenciales con garantía de calidad que nos den confianza y sentido común, los riesgos son mínimos.”

Hay muchas variables que influyen en la calidad del aceite: la cosecha, los tiempos, la destilación, etc. Por eso, recuerda siempre buscar aceites de calidad terapéutica.

¿Qué aceites esenciales puedo utilizar en el embarazo para aliviar condiciones habituales?

Yanira Blanco, matrona, utiliza los aceites esenciales en su hospital habitualmente para inducir el parto y aliviar condiciones habituales durante el embarazo. Yanira, destaca la importancia de contar con asesoramiento personalizado y recomienda el uso de aceites esenciales para aliviar ciertas condiciones muy habituales.

Más allá de la relajación, los aceites pueden ayudarnos ante muchas condiciones habituales en el embarazo. Por ejemplo:

¿Qué aceites esenciales podemos utilizar para el dolor de espalda en el embarazo?

Un baño con una mezcla de lavanda y de ylang ylang es maravilloso para aliviar los dolores de espalda tan recurrentes durante la gestación.

¿Qué aceites esenciales podemos utilizar para aliviar las hemorroides en el embarazo?

Para aliviar las hemorroides puedes darte un baño en el que tienes que estar sentada como mínimo 15 minutos y utilizar ciprés o incienso.

¿Qué aceites esenciales podemos utilizar para aliviar la acidez o indigestión en el embarazo?

Para combatir la acidez o indigestión durante el embarazo puedes masajear el pecho y la parte superior de la espalda con una mezcla de naranja y neroli. También se puede utilizar pimienta negra. A veces la pimienta negra tiene olor fuerte y se puede mezclar con un poco de naranja para rebajar el olor.

¿Qué aceites esenciales podemos utilizar para aliviar el dolor de cabeza en el embarazo?

Unas gotas de menta y lavanda aplicadas con un masaje en la sien.

¿Qué aceites esenciales podemos utilizar para aliviar el insomnio en el embarazo?

Un baño relajante con lavanda y ylang ylang (como en el caso del alivio del dolor de espalda) o en vaporizador. Si optas por el vaporizador, ten en cuenta que no está recomendado utilizar el vaporizador durante más de 10-15 minutos en un ahora.

 

¿Qué aceites esenciales puedo utilizar en el parto?

Hay varios estudios sobre el uso de aceites de aromaterapia en el parto que demuestran que ayuda a combatir el dolor y ansiedad de la madre y en algunos casos reducen la duración total del parto y hasta disminuyen un aumento de la presión arterial. Además, no se conocen efectos adversos a los aceites que menciono a continuación (¡Cuidado que sí que hay muchos contraindicados!). Si decides utilizar aceites en tu parto, no olvides informar a tu matrona o a la profesional sanitaria que te acompañe. 

Incienso (Boswellia Carteri)

Por sus propiedades relajantes y antidepresivas es un aliado especialmente para el parto. Es inmunoestimulante y ayuda a aumentar la conciencia espiritual y a conectar con uno mismo. También ayuda a combatir el stress durante el parto.

Lavanda (Lavandula angistifolia)

Es un gran aliado para relajar y promover la regeneración de los tejidos. Fue el científico  francés René Gattefossé el primero en descubrir la capacidad de la lavanda cuando se quemó su brazo gravemente en una explosión de laboratorio. Es ideal para la tensión nerviosa y tiene propiedades antinflamatorias. Sin embargo, puede bajar la tensión por lo que si optas por la epidural que ya de por sí baja la tensión o eres hipotensa y tomas medicación para bajar la tensión estaría contraindicado.  

Rosa Damascena 

Simboliza la fertilidad, el amor y la belleza. Es la reina de los aceites esenciales, por su delicadeza y alta frecuencia que contiene (más de 300mhz). Su alta frecuencia eleva el ánimo, ayudando a combatir la depresión y aporta armonía. Esto es debido a la actividad que realiza sobre el tálamo. Es un neurotónico que ayuda a equilibrar las emociones, especialmente es situaciones de angustia e inquietud.

Mejora las hemorragias uterinas. Acentúa la agudeza de los cinco sentidos, abriendo el quinto chakra, el cardíaco. Relaja y ayuda a reducir el dolor. En 2018 un estudio comparó dos grupos de las mismas características. El grupo con aromaterapia con Rosa Damascena vivió el parto con menos dolor y con más tranquilidad (Fuente 1, Fuente 2).

No aconsejado en periodo de lactancia.

Cítricos

Nnaranja dulce (Citrus sinensis), naranjo amargo (Citrus Aurantium), bergamota (Cergus bergamia), mandarina (Citrus reticulata), limón (Citrus limon), pomelo (Citurs sinensis), Neroli (Citrus aurantium var amara): Relajan y ayudan a reducir el dolor (Fuente 1, fuente 2, fuente 3, fuente 4). Son un gran recurso estimulante y vigorizante. Ayudan a despejar la mente y a aportar frescura. Son  neurotónicos. Puede ser un recurso para combatir el cansancio. Los cítricos son fotosensibles. No aplicar con exposición al sol.

Yanira, matrona, recomienda su uso para fomentar la relajación. 

Salvia Esclarea

(¡Después de la semana 37!) – Es un gran regulador hormonal, que ayuda con las contracciones del parto y relaja la mente ayudando a acortar el trabajo de parto. Dado que la evidencia demuestra que tiene un efecto sobre el trabajo del útero, no está recomendado antes de la semana 37. No se le conocen efectos adversos a su uso en el parto (fuente). Yanira, matrona, recomienda no utilizarlo hasta la semana 40, nunca aplicar en el abdomen y nos advierte de que está contraindicado su uso si tenemos alguna condición en el útero (cirugía anterior como una cesárea). Se trata de un aceite muy potente. 

Geranio (Pelargonium graveolens)

Calma y reduce la presión arterial (Fuente). Es un tónico astringente, relajante y regulador hormonal. El geranio mejora la circulación y estimula la producción de estrógenos.

Otros aceites esenciales que se consideran seguros y útiles pero para los que no he podido encontrar estudios de calidad que avalen su uso y propiedades en el embarazo y parto son: Ylang Ylang (Cananga odorata), Rosa búlgara (Rosa Otto), árbol del té, menta (para las náuseas) y pimienta negra.

Pimienta Negra (Piper Nigrum)

Yanira recomienda el uso de la pimienta negra para el alivio del dolor en el parto. Su olor es bastante fuerte por lo que se puede mezclar con un cítrico como la naranja para crear un aroma más agradable. 

Carla comenta que hay mezclas ya preparadas, que pueden ser un gran aliado para combatir el estrés- también para los acompañantes al parto-,  relajar las tensiones y equilibrar emociones. El stressaway, por ejemplo es una sinergia de diferentes aceites esenciales que ayudan a mejorar la experiencia del parto y los días previos. También es útil para relajar a la pareja en el momento del parto y crear un ambiente de calma.

Valor, es otra mezcla que ayuda con los bloqueos mentales, superar miedos y dar coraje. Puede ser recomendable en aquellos partos en que la madre está muy angustiada por la experiencia, y le puede ayudar a superar el miedo.

 

 ¿Cómo utilizar los aceites esenciales en el embarazo y parto?

Una manera de crear un anclaje olfativo y vincular el aceite que elijas a la relajación es utilizarlo cuando escuches el audio de hipnoparto o practiques los ejercicios del curso. El día del parto, estés donde estés (en casa, en la sala de partos, en urgencias o en quirófano) el olor te ayudará a sentirte tranquila (¡Algo imprescindible para que el parto fluya y se segreguen las hormonas necesarias!).

Carla Benet, asesora de aromaterapia, recomienda:

Aunque te ciñas a aceites considerados como potencialmente seguros, lo mejor es empezar poco a poco, primero oler el bote de aceite esencial, y luego seguir con una gota y viendo reacción del cuerpo, e ir subiendo la dosis.  Puedes beneficiarte de 3 maneras:

Uso tópico de aceites esenciales (masaje):

Yanira Blanco, matrona, recomienda diluir siempre el aceite esencial en aceite de almendra dulce o de semillas de uva. Para masaje nos recomienda aplicar una gotita de aciete esencial por cada 5 mililitros de aceite portador (de almendras o de semilla de uva). 

Una vez mezclado se pueden masajear los pies donde están los puntos reflejos  (vitaflex) del cuerpo.

Una manera de testar, es hacer una prueba dermocáustica poniendo una gota de aceite esencial diluido  en el antebrazo y esperar 30 minutos si hay reacción.

Diluir siempre los aceites esenciales con aceite vegetal, ya que la piel se vuelve mas sensible durante el embarazo y es un modo de proteger la dermis.

Darse un baño con aceites esenciales:

Si se quiere relajar, se puede añadir unas (1-3) gotas de aceite esencial a una cucharada de Sales Epson o Leche vegetal y echarlo a un baño de agua templada. Si lo echáramos directamente, el agua y el aceite no se diluiría.

Si no tienes bañera, puedes hacer lo mismo reposando los pies en un barreño de agua templada.

Yanira Blanco, matrona, recomienda mezclar el aceite con 5 mililitros de aceite portador (de almendra o semilla de uva) para el baño. Es importante recordar que si has roto aguas no se deben utilizar aceites en la bañera. 

 

Inhalación de aceites esenciales:

Se puede hacer directamente con la botella o con:

  1. Copa: Aplica una gota en tus manos, frótalas y forma una copa debajo de tu nariz e inhala.
  2. Poniendo un par de gotas sobre un pañuelo y olerlo según sea necesario.
  3. Difusor de aire frio o vaporizador: Es el modo mas seguro. Es importante que sea de cristal o plástico quirúrgico ya que los aceites esenciales deshacen el plástico y por lo contrario acabaríamos inhalándolo. Yanira Blanco, matrona, advierte que no deben utilizarse durante más de 10 o 15 minutos en una hora. 

Es una manera de compartir los beneficios de los aceites esenciales con los presentes en la sala. Especialmente para la madre antes del parto, ya que la relajación del cuerpo ayuda a la generación de oxitocina, y para el acompañante, para facilitar un ambiente de calma.

Ingerir aceites esenciales en el embarazo:

En el caso de embarazadas  y niños no se recomienda ingerir aceites esenciales y siempre se recomienda pedir asesoramiento para saber cómo usarlos y las precauciones a tener en cuenta.”_ Recomienda Carla. 

¿Qué aceites esenciales no son seguros en el embarazo y parto?

Recuerda que no podemos utilizar todos los aceites en el embarazo porque hay moléculas hepatotóxicas, renotóxicas y abortivas, los más seguros serían los cítricos y la lavanda, azahar, rosa, etc.Nos recuerda Yolanda Rico.

A continuación una lista de aceites que no se consideran seguros:

Salvia (Salvia officinalis) No utilizar hasta la semana 37 ya que hay un estudio que demuestra que tiene un efecto en las olas uterinas (contracciones). Por eso, es mejor esperar a la semana 37 para utilizarlo. El estudio es sobre el aceite esencial Salvia Officinalis aunque también está contraindicado el Salvia Sclarea (no he encontrado estudios sobre este último).

Albahaca (Ocimum Basilico) a evitar ya que contiene un componente tóxico y puede tener efectos adversos.

Nuez Moscada (Myristica Fragrans) a evitar ya que puede tener efectos adversos y causar efectos secundarios cuando se combina con opciones farmacológicas contra el dolor.

Citronela (Cymbopogon Nardus) no recomendado dado que puede ser tóxico.

Romero (Rosmarius officinalis) no recomendado porque puede subir la tensión arterial.

Canela (Cinnamomum zeylanicum Blume) – No recomendado dado que puede contener un componente tóxico.

Jazmín (Jasminium grandiflorum) – Podría estimular el útero y por eso no se recomienda antes de la semana 37.

Tanaceto de Idaho (Tanacetum Vulgare). No recomendado porque es anticoagulante.

Hisopo (Hyssopus officinalis): puede provocar contracciones y epilepsia en niños.

Hinojo (Foeniculum Vulgare) Es similar a los estrógenos y por sus propiedades no se recomienda el uso en embarazo. Es emenagogo, provoca o favorece la menstruación y galactogogo, ayuda a aumentar la producción de leche materna.

Tarragon (Artemisa dracunculus). Es emenagogo y provoca contracciones.

Gaulteria (Gaultheria procumbens): Es anticoagulante, no usar en el embarazo.

Romero (Rosmarinus Officinalis Ct cineole). No se recomienda porque puede estimular útero con contracciones a nivel ingerido.

Sabina (Juniperus sabina) por sus propiedades depurativas. Incrementa la circulación de los riñones.

Sasafrás (Ocotea pretiosa), porque reduce las fluctuaciones de azúcar en sangre, y baja la presión arterial.

Alcanfor amarillo (cinnamomum camphora): Es neurotóxico. 

Mejorana (organum majorama): Es vasodilatador y disminuye la presión arterial.

¿Qué aceites esenciales podemos utilizar durante el postparto?

Durante el posparto, podemos utilizar diferentes aceites esenciales para gestionar las emociones, estrés y combatir la depresión posparto.

El incienso es muy beneficioso por sus propiedades inmunoestimulantes y antidepresivas.

En el caso de que se inicie el periodo de lactancia, se pueden usar algunos aceites esenciales.

El tipo de aceite dependerá del propósito, pero no se deben poner en el pezón y se recomienda aplicarlos después de la toma.

¿Por qué es necesario contar con un buen asesoramiento? 

A pesar de que existen estudios, la calidad de éstos varía y la evidencia disponible es muy limitada (Fuente). Cada persona es un mundo y reaccionará de manera distinta al uso de aceites esenciales. Por eso, es imprescindible asesorarse cuando se empiezan a utilizar.

Si necesitas asesoramiento, no dudes en contactar con Carla Benet a través de Instagram @biorganilogic o web. En este artículo también ha colaborado Yolanda Rico, aromaterapeuta. 

¿Quieres saber más sobre métodos alternativos para vivir tu embarazo y parto de manera positiva?

El curso online de preparación al parto de Parto Positivo facilita que tengas una experiencia positiva independientemente de cómo se desarrolle tu parto a través de: 

INFORMACIÓN – Porque la información es poder (¡Siempre basada en evidencia científica!)

ELIMINAR MIEDOS – Porque no hemos sido diseñadas para dar a luz sin sentirnos seguras (con miedo)

HERRAMIENTAS – Crearemos una caja de herramientas imaginaria que siempre llevarás contigo para que puedas navegar tu parto independientemente de cómo se desarrolle.

42 vídeos, 5 audios, 1 PDF, 1 grupo de apoyo, máxima flexibilidad para hacer el curso a tu ritmo cuándo y dónde quieras. Disponible mundialmente. 

Fuentes y estudios enlazados 

Pin It on Pinterest

Share This